Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Crédito Real construyó un próspero negocio de préstamos a altas tasas de interés a maestros mexicanos y otros trabajadores del Gobierno, los cuales se pagaron mediante deducción de nómina, lo que redujo el riesgo de impago, destacó The Wall Street Journal.
Pero ahora la empresa planea declararse en quiebra en México, luego de enfrentar un creciente escepticismo sobre cómo ha estado informando sus ganancias y midiendo el tamaño de su cartera de préstamos, señaló el diario.
Los inversionistas se desconectaron del prestamista en medio de preguntas sobre por qué aproximadamente la mitad del valor de su cartera de préstamos, o alrededor de 1.1 mil millones de dólares, consistía en intereses impagos, que la compañía aún no ha explicado.
Sería la segunda entidad crediticia no bancaria en México especializada en créditos de nómina para reestructurar, tras el escrutinio de su contabilidad y denuncias de pérdidas ocultas.
No ha habido explicación para la falta de dinero en ninguna de las dos instituciones, indicó el Journal.
Los principales clientes de Crédito Real, que atiende a más de un millón de prestatarios, son en su mayoría empleados gubernamentales sindicalizados, como maestros.
El crédito de nómina promedio de Crédito Real fue de alrededor de 3 mil 200 dólares en el cuarto trimestre del 2021, con una tasa de interés promedio anual de 53.4 por ciento, mencionó el diario.
«La compañía no reveló que estaba teniendo problemas para cobrar los préstamos, y no los estaba marcando como vencidos», dijo Alexis Panton, analista de crédito corporativo de Stifel Financial Corp.
«Las pérdidas de esa escala arrojarían dudas significativas sobre la empresa y su solvencia».

¡Participa con tu opinión!