Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La economía mexicana cerrará el año con un débil crecimiento como efecto, entre otras cosas, de un menor consumo, fragilidad en el mercado laboral y un bajo crecimiento en Estados Unidos, anticipan analistas.
Esto a pesar de que en el primer trimestre de este año, el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un incremento de 1.8 por ciento a tasa anual, motivado, entre otras cosas, por un mayor consumo, según cifras del Inegi.
A principios de este año, la previsión era que el PIB creciera 2.0 por ciento ante la expectativa de un mejor comportamiento del sector externo, principalmente porque se esperaba un crecimiento relativamente sólido en Estados Unidos, opinó Ricardo Aguilar, economista en jefe de Invex.
«Pero los indicadores oportunos apuntan a una contracción en el segundo trimestre de este año en Estados Unidos y más allá de que sea recesión o no, le pegará de forma importante al sector manufacturero de México», dijo.
Por ello, Invex ahora estima un incremento de 1.0 por ciento.
«Con la contracción en EU ocurrirá un efecto multiplicador a otros sectores que se traduce en la creación de empleo más lenta, disponibilidad de ingresos menor y eso en definitiva le pega al consumo interno, independientemente de que la inversión en un periodo recesivo también es cautelosa», sostuvo Aguilar.
Agregó que la previsión inicial de que el PIB crecería 2.0 por ciento este año ya contemplaba un comportamiento débil del sector interno, sobre todo por una baja inversión en infraestructura, por lo que el ajuste a la baja está ligado, en gran medida, a un debilitamiento del sector externo.
Adrián de la Garza, economista en jefe de Citibanamex, opinó que el panorama económico es de un crecimiento con elevada volatilidad y «fragilidad».
«En México hay un rezago importante, incluso si creciéramos 1.8 por ciento (que es el estimado del consenso de analistas) en un escenario optimista, no alcanzaríamos los niveles de actividad preCovid-19 al cierre de este año, hay mucha fragilidad, ha sido muy paulatina a la recuperación en México», aseveró.
Citibanamex estima que la economía mexicana crezca 1.5 por ciento, aunque al inicio del año estimaba 1.8.
De la Garza explicó que el crecimiento previsto está sustentado en el buen comportamiento de la actividad económica, consumo y mercado laboral en el primer trimestre del año.
Sin embargo, en la segunda mitad se tendrá un comportamiento económico débil por una alta inflación y por un mercado laboral frágil que impedirá una recuperación del consumo robusta.
Para el Instituto IMEF 2023 luce más complejo, ya que la economía mexicana podría entrar en recesión en el segundo semestre.
En el panorama económico del País en este 2022, la inflación también sorprendió en junio pasado al ubicarse en 7.99 por ciento-su mayor nivel de los últimos 21 años 5 meses- y la estimación de Invex es que alcance su punto más alto este mes y el siguiente para llegar a 8.5 por ciento y cerrar en 8.2 por ciento este año.
Frente a ello, el Banco de México (Banxico) seguirá elevando su tasa de interés-actualmente de 7.75 por ciento-para llevarla a 9.25 por ciento al cierre de este año, de acuerdo con Invex y Citibanamex.
Sobre el panorama de las finanzas públicas, Aguilar consideró que existe un potencial riesgo de que éstas se vean afectadas por los estímulos fiscales otorgados para mantener los precios de las gasolinas y el diesel.
Cuando se anunciaron, se esperaba que ejercieran una presión importante, pero las calificadoras no lo han considerado así en las revisiones de las notas del grado de inversión del País, recordó.
«Pero veremos cuánto cae precio del petróleo y qué tan rígido es el precio de la gasolina sería un factor importante para ver una caída de más del 20 por ciento precio del petróleo ahí sí podría haber presiones en finanzas públicas», declaró.
Durante el periodo enero-mayo, el balance público registró un déficit de 58 mil 456 millones de pesos, cifra que se compara favorablemente con el déficit previsto en el programa de 214 mil 763.4 millones de pesos para el mismo periodo y 51.7 por ciento menor al del mismo lapso del año pasado.