José de Jesús López de Lara

Un joven se encuentra agonizante en el Hospital Hidalgo tras sufrir un brutal accidente en el interior del paso a desnivel que se ubica en avenida Aguascalientes Poniente y cruce con la calle Salvador Quezada Limón, a la altura de la colonia Curtidores.
Debido a la gravedad de las lesiones que presentaba, la víctima no fue identificada. Se trata de un joven de entre 20 y 25 años. Al momento de los hechos conducía un vehículo Nissan Tsuru, modelo 2005, color azul y placas de circulación GTN-4634 del estado de Guanajuato, el cual quedó completamente destrozado.
Los sangrientos hechos se registraron el sábado a las 23:40 horas, cuando la víctima se desplazaba a exceso de velocidad por avenida Aguascalientes Poniente, en dirección de norte a sur.
Al ingresar al paso vehicular inferior repentinamente perdió el control, por lo que brincó el camellón central e invadió los carriles de circulación contrarios, colisionando frontalmente contra la pared de contención y quedó sobre el carril derecho.
En ese momento, en los carriles de circulación de sur a norte se desplazaba una camioneta KIA Sportage, modelo 2007, color café y placas de circulación AAZ-646-A de Aguascalientes, cuya conductora identificada como Belén, de 25 años, no pudo evitar la brutal colisión.
El vehículo Nissan Tsuru fue proyectado hacia el carril izquierdo, impactándose contra otra camioneta Nissan Rogue, modelo 2008, color negro y placas de circulación AEJ-905-A de Aguascalientes, que era conducida por el joven Juan Manuel, de 24 años.
El coche Nissan Tsuru quedó completamente destrozado. Al lugar del accidente acudieron policías preventivos del Destacamento “Pocitos”, policías viales y la unidad 015 de Rescate Urbano de Cruz Roja, cuyos rescatistas se encargaron de liberar a la víctima.
Posteriormente, en otra ambulancia de Cruz Roja fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde ingresó en condición crítica. Los otros dos conductores resultaron ileso, al igual que sus acompañantes, entre los que se encontraban varios niños. Los daños materiales fueron estimados en unos 400 mil pesos.