CDMX.- Ya fuera como cara visible de The Beatles, o bien como solista abanderado de la paz, John Lennon literalmente tocó en lo más alto.
Lennon nació el 9 de octubre de 1940 hijo de una relación que se fracturó, por lo que creció en casa de sus tíos maternos al sur de Liverpool, donde conoció a sus primeros cómplices en la música para formar una banda: The Quarrymen.
Intentó licenciarse en el Liverpool College of Art, pero fue expulsado por sus calificaciones, aunque eso no lo marcó tanto como conocer a quien sería su alter ego: Paul McCartney.
El guitarrista terminó por incluir a George Harrison en la agrupación, la cual, a la postre, se volvería la mítica The Beatles, que terminó de conformarse con la integración de Ringo Starr y el productor George Martin, el “Quinto Beatle”.
La agrupación lanzó 13 discos de estudio, que fueron desde el Please, Please Me que los catapultó al estrellato, en 1963, hasta su epitafio de 1970, Let It Be.
Tras el final de The Beatles experimentó 10 creativos años de la mano de la japonesa Yoko Ono, tanto en su música como en el arte de ella.
Durante su trayectoria en solitario, en los 70, tras relajarse y viajar a India para meditar ocho horas al día, el intérprete ofreció sus críticas contra la guerra, contra el sistema, contra la injusticia. Qué mejor alegato que “Imagine”, del álbum homónimo, de 1971.
Su último disco en vida, Double Fantasy, publicado tres semanas antes de su deceso y que suponía su regreso a la música, fue encumbrado por los fans al número uno de ventas en Billboard (EU), Canadá, Australia, Japón, Reino Unido, Francia, Suecia, Noruega y otros países. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)