Mircea Mazilu

Hoy se cumple el centenario de la proclamación del Plan de Agua Prieta, un documento redactado en el contexto de la Revolución Mexicana que tenía por objetivo el derrocamiento de Venustiano Carranza. Este manifiesto, que fue proclamado por Plutarco Elías Calles el 23 de abril de 1920 en la ciudad de Agua Prieta, trajo como consecuencia una insurrección armada en contra del entonces presidente de México y su posterior asesinato.
Venustiano Carranza había participado como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista en la derrota de Victoriano Huerta y, tras la renuncia de éste al poder de México en julio de 1914, llegó a dominar la esfera política del país. A partir del 14 de agosto de 1914 ejerció como encargado del Poder Ejecutivo y desde el 1 de diciembre de 1917 se convirtió en el presidente de los Estados Unidos Mexicanos.
Durante su gobierno, el coahuilense trató de restablecer el orden en el país, basándose para ello en la conciliación. No obstante, simultáneamente reprimió diferentes huelgas obreras y grupos de rebeldes, perdiendo de esta forma el apoyo de varios sectores de la población civil. Además, decayó su autoridad entre los militares del país, quienes cada vez más simpatizaban con Álvaro Obregón. Este último había decidido convertirse en el próximo presidente de México en las elecciones de 1920. Sin embargo, don Venustiano había escogido como su sucesor a Ignacio Bonillas, el embajador mexicano en Estados Unidos. Esta decisión causó descontento en Obregón y sus defensores, desatando una fuerte rivalidad entre éstos y Carranza.
Como resultado de esta rivalidad y la consecuente disputa que surgió entre el gobierno federal y el estado de Sonora, Adolfo De la Huerta, el gobernador de esta entidad federativa, y Plutarco Elías Calles, sonorense defensor de la candidatura de Obregón, se reunieron en la ciudad de Agua Prieta para proclamar un manifiesto en contra del presidente. Éste fue redactado por Gilberto Valenzuela y Luis L. León y proclamado solemnemente por Calles el 23 de abril de 1920 en la misma ciudad donde fue puesto por escrito.
El Plan de Agua Prieta, como fue bautizado, no reconocía a Carranza como presidente y tampoco a los que fueran designados por él para su sucesión. Asimismo, hacía referencia al nombramiento de un presidente provisional, que se encargara de llevar a cabo unas elecciones de las que saliera un nuevo mandatario legítimo, y a la creación de un Ejército Liberal Constitucionalista, el cual garantizara la aplicación de dicho plan.
Tras la proclamación del manifiesto, a lo largo del país empezaron a surgir rebeliones en contra del gobierno de Carranza, dando lugar a lo que se conoce como la Revolución de Agua Prieta. A raíz de estas sublevaciones, el presidente se vio obligado a llevar su gabinete de la capital al estado de Veracruz, siendo asesinado en el traslado. El 21 de mayo de 1920, fue fusilado en Tlaxcalantongo, Puebla, porlas tropas que comandaba el general Rodolfo Herrero.
Con la muerte de Carranza, triunfaba el Plan de Agua Prieta y salían victoriosos los sonorenses, quienes dominarían la esfera política de México en los próximos años. Entre el 1 de junio y el 30 de noviembre de 1920 Adolfo De la Huerta ejerció como presidente provisional. En las elecciones de septiembre del mismo año ganó Álvaro Obregón, quien tomó posesión de la presidencia el 1 de diciembre para el período que iba de 1920 a 1924. En las elecciones de este último año salió vencedor Plutarco Elías Calles quien, tras terminar su mandato, continuó teniendo influencia en la política de la república durante el período 1928-1934, conocido en la historia de México como el “Maximato”.

mircea-mazilu@hotmail.com