En los últimos dos años, en Aguascalientes se ha dejado de construir vivienda económica, se estima que han sido alrededor de tres mil y esto porque el Infonavit dejó de otorgar los subsidios para los trabajadores a los que por falta de puntos no les alcanzaba para adquirir su principal patrimonio, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda en la entidad, Juan Carlos Rodríguez García.
Aunque se debe reconocer que dicho instituto ha abierto otra serie de programas que amplían la posibilidad de que en familia o en pareja se pueda adquirir una vivienda, construir en algún terreno o ampliar la que ya se tiene, entre otras flexibilidades que presenta para los derechohabientes.
Lo cierto es que el año pasado, a pesar de las dificultades económicas derivadas de la pandemia por COVID-19, se rebasó la meta de ventas de casas nuevas, comparativamente con lo ocurrido en 2019, “esto gracias a la dinámica económica que Aguascalientes ha tenido; la vivienda nueva tuvo un buen comportamiento”, a través de los créditos del Infonavit, Fovissste e inclusive los hipotecarios bancarios.
De manera, que si bien se dejó de construir algo de vivienda económica, debido a que fue retirado el subsidio para ello, la venta de casas se incrementó, inclusive, “ahora tenemos un desarrollo mayor en vivienda media, vamos de la tradicional hacia arriba”, insistió.
El cumplimiento de metas del año pasado se debió en gran medida a que la construcción de vivienda fue incluida entre los giros esenciales de la industria, y las ventas pudieron realizarse aplicando los protocolos y medidas sanitarias suficientes, “si hubiéramos cerrado, hubiera sido catastrófico el resultado”, hablando de la derrama económica que se genera, pero también del número de empleos que de este sector dependen, que en la actualidad oscilan en los 20 mil.
El mercado que se tiene ahora es satisfactorio, hay demanda e interés por la adquisición de lo que es el principal patrimonio familiar, un bien que en lugar de devaluarse al ser adquirido, tiene cada vez más plusvalía, y es notorio que en este tiempo, a pesar de las dificultades y la incertidumbre de la pandemia, hay personas que no cejan en su interés por comprar y tener una vivienda propia o cambiar la que ya tienen por una mejor o más amplia, y es el mercado que siguen atendiendo los desarrolladores locales, aseveró el presidente de la Canadevi.