Con el fin de promover los valores para la sustentabilidad, el cuidado del medio ambiente y la defensa de la vida en todas sus formas, nueve organizaciones civiles de Aguascalientes firmaron el aval de la Carta de la Tierra. Para Gina Mireya Ventura Ramírez, presidenta del Instituto Mexicano de Estudios Pedagógicos y Postgrado (IMEPP), ello es reflejo de la consciencia que existe entre la población sobre el cuidado de nuestro hábitat.

Estas nueve organizaciones civiles de Aguascalientes que firmaron el aval de la Carta de la Tierra fueron: Ecosistémica, Equidad y Medio Ambiente, Colonia de Castores 10 Kaban Aguascalientes, Aguas con la Bici, Natura Mundi, Consciencia Ecológica de Aguascalientes, Mujeres Pedaleando, Guardias Ambientales de Aguascalientes y Movimiento Ambiental de Aguascalientes.

Tras esta firma que fue atestiguada por Mateo Castillo Ceja, punto focal de la Carta de la Tierra en México y miembro de la Iniciativa Carta de la Tierra Internacional, las organizaciones de la sociedad civil se comprometieron a asumir con responsabilidad y constancia los postulados de la Carta de la Tierra, utilizar dicho documento como guía y marco ético para la toma de decisiones en el desarrollo de programas y como referente inspirador en la búsqueda de una sociedad global que sea amigable con el ambiente, justa, sostenible y pacífica.

Ventura Ramírez, quien es punto focal en Aguascalientes de Carta de la Tierra, estableció que cada vez más organizaciones están a favor de defender el medio ambiente y los jóvenes se sensibilizan sobre la problemática.

A 15 años de haber sido promulgada la Carta de la Tierra en el mundo, Gina Mireya Ventura Ramírez recordó que la Escuela Secundaria General #15 “Constitución de 1917” en Aguascalientes, fue la primera institución educativa pública del país en adherirse a dicho documento.

Indicó que como IMEPP contribuyen con la sociedad de Aguascalientes mediante la capacitación de la gente en las comunidades sobre el uso de tecnologías alternativas que no dañan el ambiente; además, promueven la agricultura orgánica que no tiene ningún químico, así como la instalación de baños secos que no requieren agua, a fin de que las heces no estén a la intemperie y ocasionen enfermedades gastrointestinales.

“El cambio climático afecta también a Aguascalientes desde la alimentación, porque ya no es tan fácil cultivar como antes, ya no llueve como antes y los suelos están muy erosionados. La entidad ocupa uno de los primeros lugares en desertificación y no estamos haciendo nada para detener ese fenómeno, la única manera de evitarlo sería reforestar. Con la Carta de la Tierra tenemos fe de que podremos trabajar con las autoridades para detener esta situación de degradación”.