La crisis de salud y económica por la pandemia también pegó a las organizaciones de la sociedad civil, las cuales han visto paralizada su actividad de apoyo a los distintos sectores y han sido afectadas por la falta de recursos económicos, reconoció el presidente del Consejo Coordinador de Organizaciones de la Sociedad Civil, Mario Arturo Rivero Cáceres.
Detalló que con el tema de mantener la sana distancia y los distintos protocolos para evitar contagios de COVID-19, prácticamente todas las organizaciones han tenido que parar sus actividades en sus ámbitos de trabajo y sólo se han mantenido activas, aquellas que están relacionadas con los temas de la salud y la alimentación.
Afirmó que si bien el Gobierno del Estado otorgó recursos a las distintas organizaciones para su operación desde principios de este año, con la pandemia prácticamente las necesidades se les incrementaron y se profundizaron con el paro de actividades, luego de que muchas generan empleo y requieren de dinero para dar su servicio y con una situación como ésta se ha complicado más.
Comentó que varias de las organizaciones adheridas al COSCAC atienden a gente con discapacidad, con enfermedades como el cáncer, el Alzheimer y otro tipo de necesidades y ante el asunto de la contingencia están viendo que en este segundo semestre, su situación en cuanto a la operación de las mismas, va a ser todavía más complicada, “así lo estamos previendo, vemos el cierre del año muy complicado para que las organizaciones sociales puedan cumplir con su misión”.
Por lo anterior, anunció que a principios de agosto próximo llevarán a cabo un Foro Virtual y con base en los resultados, buscar un acercamiento con el Gobierno del Estado para poder señalar cuáles son las áreas donde más ha impactado el tema del COVID-19 y que el Gobierno pueda visibilizar la importancia de las organizaciones sociales. “Estaríamos solicitando apoyo económico a la autoridad, pero también aplicarlo de manera muy dirigida y puntual mediante una agenda en común”.