Un camino tortuoso por la vía legal tendrán las personas para reclamar a la autoridad federal el recurso de su Afore sin cobrar, tras la aprobación del Fondo de Pensiones para el Bienestar por parte del Senado, afirmó el asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera.
El especialista advirtió que, el 1º de mayo se publicará en el Diario Oficial de la Federación el decreto y se liberarán automáticamente 40 mil millones de pesos de las Afores sin cobrar. Sin embargo, su preocupación principal radica en la falta de transparencia y las potenciales consecuencias para los beneficiarios.
Desde su perspectiva, Sánchez Herrera no dudó en calificar esta medida como un «atraco», argumentando que los recursos pertenecen a los trabajadores y sus beneficiarios, quienes son personas vulnerables. Señaló que muchos de ellos desconocen la existencia de estos fondos, lo que plantea un panorama desafiante en cuanto a la reclamación de sus derechos.
Una de las principales preocupaciones planteadas es la falta de garantías para la devolución de los fondos a los trabajadores mayores de 70 años. Describiendo el proceso como un «litigio contra la burocracia», enfatizó la complejidad y el posible desamparo que enfrentarán aquellos que intenten recuperar sus ahorros.
El experto también cuestionó las supuestas intenciones altruistas del Gobierno Federal al crear este fondo, señalando que está limitado a un tope de 16 mil 500 pesos, lo que considera un «atraco» al redistribuir el dinero de los trabajadores mayores hacia los más jóvenes. Además, advirtió que estos recursos tendrán una duración limitada, lo que socava la promesa de una pensión completa a largo plazo.