Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque son investigadas por prácticas monopólicas, el IMSS acaba de otorgar en abril y mayo de este años contratos millonarios a cuatro empresas que le proveerán servicios de laboratorio clínico y banco de sangre hasta el cierre de 2022 y 2023, respectivamente.
Centrum Promotora Internacional, Instrumentos y Equipos Falcón, Impromed y Hemoser obtuvieron con el nuevo Gobierno contratos por casi 13 mil 700 millones de pesos a pesar de que apenas en marzo de 2019 la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) les notificó oficios de presunta responsabilidad.
La red monopólica fue denunciada por el propio IMSS luego de que en 2016 se difundieron conversaciones telefónicas entre directivos de Centrum y Falcón, en las que acordaban el reparto de partidas y regiones entre ellos y otras empresas en las licitaciones previas del instituto.
Aún así, las empresas proveerán servicios de estudios de sangre, orina y otros fluidos y tejidos en laboratorios de 35 delegaciones del IMSS, así como 24 Unidades Médicas de Alta Especialidad hasta el cierre de 2022 y de banco de sangre hasta el cierre de 2023.
La investigación de la Cofece se encuentra actualmente en la etapa final de recepción de alegatos de las empresas, antes de resolver en definitiva si existieron prácticas monopólicas y cuáles serán las sanciones.
Y aún si Cofece determina que hubo prácticas monopólicas, las responsables serían multadas, sin afectar la vigencia de los nuevos contratos ya firmados este año con el IMSS.
Las empresas no fueron inhabilitadas por la Secretaría de la Función Pública (SFP) para recibir contratos públicos y, por su largo historial de cumplimiento en los servicios, tienen ventaja para derrotar a nuevos competidores.
Por lo pronto, mientras las actuales licitaciones estaban en curso, en marzo pasado renunció a su cargo César Pandal Martínez, quien como Jefe de la División de Servicios Integrales era el principal responsable de esos concursos, y apenas había llegado al IMSS en octubre de 2019.
El mes siguiente, tres de las empresas investigadas obtuvieron 57 de las 63 partidas para servicios de laboratorio y, en su informe sobre la licitación, el testigo social Diarmuid O´Sullivan concluyó que los funcionarios del IMSS actuaron con apego a la ley.
En el concurso para banco de sangre, Hemoser ganó el 26 de mayo dos partidas por mil 252 millones de pesos, mientras que Instrumentos Falcón logró dos más por 648 millones.
En esta licitación, de diez partidas, el principal ganador fue Distribuidora Química Hospitalaria GAP, que ganó cinco partidas hasta por mil 315 millones de pesos.
El testigo social, Héctor Genis, pidió al IMSS mejor organización y más personal especializado que atienda las licitaciones -convocadas en diciembre, pero atrasadas por la pandemia de Covid-19-, y destacó la renuncia de Pandal Martínez.
REFORMA consultó al IMSS y reportó que en las empresas ganadoras cumplieron con los requisitos técnicos, legales, económicos y administrativos establecidos en el concurso.
Aceptó que hay un proceso por posibles prácticas monopólicas, pero no pueden limitar la libre participación de los interesados, pues hasta ahora las empresas no se encuentren inhabilitadas legalmente.

¡Participa con tu opinión!