Israel Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Justificándose en ajustes presupuestarios y reorientación de objetivos para enfrentar el Covid-19, Conacyt decidió deslindarse del pago de cuotas y membresías que afiliaban a sociedades mexicanas a organizaciones científicas internacionales.
Disposición que amenaza el acceso de la comunidad científica nacional a actividades, redes e información en diversas materias; la canalización de recursos a la investigación desde la colaboración internacional, y, sobre todo, el intercambio de investigadores y tecnólogos.
“Con esto México queda prácticamente aislado del ámbito internacional”, opinó el presidente de la Sociedad Mexicana de Física, Tonatiuh Matos, quien el 8 de octubre fue notificado por correo que Conacyt dejaría de pagar el 50 por ciento que aportaba a la membresía de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, de 5 mil dólares al año.
A decir del presidente de la Sociedad Matemática Mexicana, Renato Iturriaga, quien también fue informado que Conacyt ya no pagaría los 5 mil euros de la membresía de la Unión Matemática Internacional, si bien la pandemia obliga a priorizar los recursos, la ciencia resulta estratégica.
“La decisión es lamentable. No concibo a la SMM estando fuera de la comunidad internacional”, dijo.