Staff
Agencia Reforma

NUEVA YORK, EU.-Los líderes mundiales volverán a la sede de Naciones Unidas a fin de impulsar en la Asamblea General de esta semana los esfuerzos para luchar contra el cambio climático y la pandemia de Covid-19.
La reunión anual volverá a ser presencial, luego de que hace un año se realizara de manera virtual por la emergencia sanitaria.
Como parte de uno de los temas principales de la Asamblea, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, exhortará al mundo a tomar más medidas para contrarrestar la crisis climática, previo a la conferencia sobre el asunto a finales de año en Escocia.
El Premier presidirá hoy, junto con el Secretario General de la ONU, António Guterres, una conferencia sobre maneras de enfrentar el calentamiento atmosférico.
Ambos líderes hablarán de formas de ayudar a los países en desarrollo a mitigar el impacto de la crisis climática.
Hasta ahora 100 líderes mundiales han confirmado su asistencia al foro, según el Gobierno británico. Pero no confirmó si el Presidente chino, Xi Jinping, acudirá o si siquiera enviará una delegación, ya que es el país que más contamina en todo el planeta.
Después de la Asamblea, Johnson y su Secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, irán a la Casa Blanca para consultas sobre la crisis climática, la pandemia y la seguridad internacional, en su primera visita al recinto desde que el Presidente Joe Biden asumió en enero pasado.
Respecto al tema del Covid-19, Guterres y el Mandatario estadounidense impulsarán en la cumbre un plan para vacunar a 70 por ciento de la población global para el primer semestre del próximo año.
Biden, quien se reunirá hoy con el líder de la ONU y se dirigirá a la Asamblea mañana en un discurso presencial, hará el miércoles una reunión virtual sobre la pandemia para instar a los líderes a intensificar los compromisos de intercambio de fármacos, abordar la escasez de oxígeno y otros problemas críticos relacionados con la crisis sanitaria.
De las 5 mil 700 millones de dosis de vacunas contra el Covid-19 que se han administrado en todo el mundo, sólo 2 por ciento ha sido en África.
Guterres apuntó ayer que los esfuerzos de Biden y una propuesta del Fondo Monetario Internacional (FMI) para crear un programa de inmunización de 50 mil millones de dólares para las naciones más pobres son «señales positivas» de que los países ricos están empezando a abordar la desigualdad en el tema.
«Pero seamos claros: todo esto es demasiado poco y demasiado tarde», subrayó.