Magdalena Valtierra / El Heraldo

La Dirección de Reglamentos del Municipio capital se encuentra trabajando para evitar que los salones de fiesta se excedan en su horario de operación durante las graduaciones. El titular del área, David Ángeles Castañeda, detalló que se implementan restricciones para evitar que los dueños de salones se quieran pasar de listos y extiendan el horario de los eventos, pues el ruido que esto genera causa molestias en los vecinos.

Otra problemática con la que los verificadores se han encontrado tiene que ver con la renta indebida de albercas o predios que no están autorizados para uso comercial. “Clausuramos recientemente un lugar que tiene alberca que estaba siendo rentado cada fin de semana”, informó el funcionario. A la renta que va de jueves a domingo, se suma el ruido desmedido que generan bocinas o bandas musicales contratadas por los anfitriones.

Ángeles Castañeda explicó que la mayoría de los reportes son realizados por vecinos que acuden al Miércoles Ciudadano para que el alcalde les dé solución a sus demandas. Finalmente, recordó que según el Reglamento del Municipio capital, después de las 10 de la noche los aparatos de sonido deben estar a 85 decibeles, mientras que en una casa habitación lo máximo debe ser de 50 decibeles.

 

“La advertencia es sobre todo en los lugares que usan bocinas. Si no moderan ese ruido, nosotros vamos a incautar el equipo de sonido porque no hay otro modo de que entiendan…” Ángeles Castañeda, Dirección de Reglamentos