“… la administración pública… exige mucha entrega y fatigas… Esto es un apostolado, hay que resistir, trabajar mucho… Sale uno adelante cuando hay un ideal… cuando se lucha por una causa justa… Y nosotros aquí en el Gobierno lo que buscamos es que se trabaje con convicción, que haya entrega total a la causa.”

Presidente López Obrador

Por: Octavio Díaz García de León.

La idea: Cada administración busca un perfil determinado de personas para llenar las decenas de miles de puestos de mando en las instituciones del Gobierno Federal. Ahora se está buscando un cambio de perfil, rompiendo cierta continuidad que venía de administraciones anteriores. La clave será si es posible encontrar personas con estos nuevos perfiles y si darán los resultados requeridos por la población.

En las administraciones anteriores los principales puestos fueron cubiertos por personas afines y leales al Gobierno en turno, privilegiando su formación en universidades destacadas del país y con postgrados en el extranjero.

Para reclutarlos y retenerlos se desarrollaron tabuladores salariales y prestaciones atractivos, aunque a partir del sexenio de Fox se congelaron los salarios y se fueron deteriorando paulatinamente en términos reales hasta el sexenio de Peña; también se redujeron las prestaciones.

La administración del presidente López Obrador busca un nuevo perfil de servidores públicos, especialmente para mandos medios y superiores.

Lo que se percibe implícitamente como el nuevo perfil que se busca, de acuerdo con lo que ha comentado el presidente, las diversas disposiciones que se han emitido en este sexenio en materia de austeridad y recursos humanos, más lo que se puede observar, es el siguiente:

1. Educación. Egresados de escuelas públicas, no necesariamente de las más reconocidas y de universidades privadas modestas. Los postgrados en el extranjero en escuelas de élite ya no son un plus y se prefieren postgrados en el país.
2. Experiencia. No se requiere mucha experiencia, ya que la renovación de personal implica que es posible que no la tengan. Se dan promociones súbitas desde niveles bajos a altos sin pasar por los puestos intermedios.
3. Remuneraciones. Se requiere personal que esté dispuesto a ganar mucho menos que sus antecesores. Que estén dispuestos a ver reducidos aún más sus salarios en el futuro, que no esperen pago de aguinaldo y estén dispuestos a bajar de nivel jerárquico.
4. Herramientas de trabajo. Que no demanden choferes, vehículos, ni teléfonos celulares. Si los necesiten para sus labores, que ellos los aporten. No tendrán oficinas lujosas, sino cada vez más modestas, con menos servicios, sin comedores, con menos impresoras, menos papelería, sin agua embotellada, etc. En el mejor de los casos se les dejaran las mismas computadoras sin importar su antigüedad y en otros tendrán que compartirlas.
5. Compromiso. Que estén dispuestos a realizar tareas cada vez más demandantes y numerosas con una tercera parte de la gente que había antes, o menos, y con más reducciones de personal en el futuro. Dispuestos a trabajar en el gobierno toda la vida para que no se vayan a la iniciativa privada y evitar conflictos de interés. Que su motivación para trabajar sea por el bien del país por encima de intereses personales y familiares sin esperar mejora económica para ellos y sus familias.
6. Honestidad. Que no sean corruptos, tengan buena reputación, se abstengan de embriagarse en el trabajo, abusar de sus colaboradores, no busquen privilegios o beneficios de ningún tipo y trabajen con total austeridad.
7. Lealtad. Deberán estar totalmente de acuerdo con las políticas y proyectos del presidente, manifestando su lealtad sin externar críticas.
8. Horarios. Estarán dispuestos a trabajar sin horario fijo todos los días incluyendo sábados, domingos y días festivos, estando disponibles siempre para lo que requieran sus jefes y teniendo capacidad de respuesta inmediata a sus requerimientos.
9. Salud. Se conformarán con los servicios de salud del gobierno o pagarán los servicios privados de su propia bolsa.
10. Pensiones. Deberán ceñirse a las pensiones que otorgan el ISSSTE y el IMSS sin obtener otro tipo de prestaciones de retiro. Existen excepciones como en la CFE, donde muchos pensionados tienen ingresos superiores al del presidente y cuentan con doble pensión porque también reciben la del IMSS.
11. Despidos. Estarán dispuestos a ser despedidos mediante renuncia, sin recibir indemnización de las que otorga la Ley o beneficios tales como el seguro de separación individualizado.

Sin duda encontrar personas con este perfil no será fácil, aunque siempre existe más oferta de personas que desean trabajar en el Gobierno que plazas disponibles. Estos servidores públicos serán más baratos para la nación, pero será difícil mantenerlos motivados y dando los resultados que se requieren.

También habrá que vigilar las motivaciones y los actos de quienes trabajen en el Gobierno, pues podrían fingir lealtad sólo para aprovecharse de sus puestos para obtener beneficios ilícitos con actos de corrupción.

El reto será encontrar personas idealistas que cumplan con este perfil. Digamos que es un perfil heroico el que se requiere ahora para trabajar en el Gobierno Federal.

https://www.heraldo.mx/tag/todo-terreno/                          Twitter: @octaviodiazg

https://octaviodiazgl.blogspot.com/