Jesús Eduardo Martín Jáuregui

(EL SACO, A QUIEN LE VENGA.- Platicaba el Ingeniero Gonzalo Padilla, talentoso y simpático, que en la Basílica de San Juan de los Lagos, había visto un ex-voto, retablo le llaman, que representaba a un hombre arrodillado ante la Virgen, y un grupo de hombres armados, y la leyenda: “Doy gracias a la Santísima Virgen de San Juan, porque habiendo llegado los revolucionarios, nomás se llevaron a mi mamá y a mi hermana y a mí no me pasó nada.)

No sé si sea de mal agüero o al menos de mal gusto decir que algo se vuelve viral, ¡cómo están las cosas! por lo pronto ya estoy hasta la coronilla del corona virus que ni con su máxima morbilidad llegará a la que nos gastamos cualquier conteo de muertitos de fin de mes. De todos modos mas vale tomar sus precauciones, pero el virus al que me quiero referir es, creo, positivo para el país, un tema vital para reflexionar, sea que compartamos o no la ideología mutante y polifacética del Presidente de la República, que no de Morena, que no es mas que una cauda de  aplaudidores, parvenus, oportunistas, buscachambas, chapulines, camaleones, y un puñado de bienintencionados de izquierda que no encuentran cabida para su ideología en ninguno de los partidos dizque izquierdistas, incluyendo esa masa amorfa que es Morena.

El tema viral al que me refiero es la intervención en el Senado de la República de la Senadora Martha Márquez que esta vez sin cargar a su niño, dejó con el niño atravesado a más de cuatro de sus colegas y a muchos mas de los que han escuchado su alocución en las (por citar a los clásicos) “benditas” redes sociales. Puso el dedo en la llaga o por mejor decir aunque suene peor, puso el dedo en toda esta purulencia que nos va dejando la 4T, que parece tener como consecuencia inmediata una corrupción de la peor cepa, que como los virus muta para aumentar su morbo-mortalidad. De la corrupción descarada, desvergonzada, cínica, pasamos a la corrupción mesiánica: “hay gansos que cruzan el pantano y no se manchan, mi plumaje es de esos”.

(CAVE CANEM.- Es un principio de Derecho Público que las autoridades sólo pueden hacer lo que les está jurídicamente señalado. Si la Constitución no prevé que se puedan asociar no lo pueden hacer. Como individuos no tienen esa limitación, pero su asociación no podría tener como objeto aspectos que involucraran o tuvieran que ver con su función pública. Una A.C. de presidentes municipales es ilegal. )

El país soy yo, la agenda pública la marco yo, los intereses nacionales los fijo yo, la salud pública la alivio yo, el presente y futuro soy yo, la economía la manejó yo, a mi mujer la mando yo, a los desaparecidos los aparezco yo, la justicia la hago yo, la pobreza la desaparezco yo (por decreto) y como yo soy feliz, todos los mexicanos son felices, felices, felices…no como antes.

La intervención de la Senadora Márquez me hizo recordar el lema de un gran entrenador de futbol americano Bill Bellichick: “Do your job”, “Haz tu chamba”. La receta de su longevidad en una actividad tan desgastante como es la dirección de un equipo profesional de futbol americano y de poseer los mas significativos récords es “Haz tu chamba”. Cada uno de los integrantes de su equipo sabe lo que tiene que hacer, desde el gerente general hasta el encargado de limpiar y lustrar los zapatos deportivos, todos conocen su “chamba”, tratan de hacer lo mejor que pueden y saben, y dejan y confían en que los demás hagan la suya. El trabajo del coach es seleccionar, armar un equipo, dotar a cada uno de sus integrantes de las herramientas físicas, anímicas y técnicas para desarrollar su “chamba”. Proponer un plan de juego, que es como un plan de vuelo, supervisar y asegurarse que cada quien sepa lo que tiene que hacer y lo haga bien. Su trabajo no es hacer lo que otros no hacen, sino cambiar a los que no lo hacen. Su trabajo inicia antes de que salga el sol y termina después de que se pone, pero su tiempo es demasiado valioso como para desperdiciarlo en conferencias de prensa. De él se esperan resultados, no declaraciones. Está para ganar partidos, no para ganar simpatías. No puede entretenerse en lo que los otros han hecho mal sino en aprovechar esa enseñanza para mejorar lo que él y su equipo tienen que hacer. Sabe que puede trabajar en seleccionar excusas y que eso lo llevará al fracaso, la chamba del coach es dar resultados.

El presidente López Obrador  es muy simpático, aunque sus chistes, viejos y repetidos,  cada vez hacen menos efecto. Ser gracioso tiene un efecto, hacerse el gracioso a menudo tiene un resultado contrario. Dedica dos horas diarias por lo menos a un ejercicio desgastante, previsible y aburrido. El autoelogio, señalar la paja en el ojo ajeno, la calumnia y la difamación como política de gobierno. Las cortinas de humo como ejercicio cotidiano y la práctica de una estrategia milenaria para desviar la atención: ¡Al ladrón, al ladrón!.

Lleva razón la Senadora Márquez, el Presidente no está haciendo la chamba para la que se contrató. Tiene un país dividido, agotado por la violencia, perplejo por la indefinición, estancado por la desconfianza, asustado por las revanchas, preocupado por la injusticia y temeroso por los ominosos signos de la autocracia.

 

(ET LUX PERPETUA LUCEAT EI.- Fernando Diez de Urdanivia fue un hidalgo, un caballero, un soñador, un artista, un sabio, un hombre bueno y de bien. Ejerció el ser humano en plenitud, abarcó la escala de la sensibilidad, apóstol y evangelista de la cultura y las artes, ángel de la guarda de muchos artistas. Heredó una pluma feraz y prodigiosa, la preservó y cultivó, abrevó en las expresiones populares y trabajó en la conservación del patrimonio cultural tangible e intangible. Nos lega una obra vasta y un recuerdo vivo y vivaz, como él. Ayer me enteré que falleció el pasado 24 de febrero. Creo que él no lo escogió, pero por su cariño a México seguro no lo tomó a mal. Te quiero Fernando.)

 

 bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj