Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Y se convirtió en el más buscado. Un juez federal ordenó ayer la aprehensión del gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.
También ayer mismo la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, congeló las cuentas de Cabeza de Vaca y otras 36 personas físicas y jurídicas, ante la presunción de lavado de dinero.
“Cero tolerancia a la corrupción y a la impunidad, sobre todo a quienes se creían intocables”, dijo temerario en su cuenta de Twitter el titular de la UIF, Santiago Nieto.
La UIF bloqueó los activos de Ismael y José Manuel García Cabeza de Vaca, así como de María de Lourdes Cabeza De Vaca Wattenbarger y Mariana Gómez Leal, que son los hermanos, la madre y esposa del mandatario, respectivamente. También de otros familiares y empresarios allegados al Gobernador.
Junto con eso el Instituto Nacional de Migración (INM) emitió anoche una alerta migratoria contra el Gobernador para registrar y reportar a la FGR sus movimientos de ingreso y salida del país.
Aunque la semana pasada, el Ministro de la Corte, Juan Luis González Alcántara, resolvió el pasado viernes 14 que el Mandatario estaba protegido contra posibles acciones penales de las autoridades federales hasta el fin de su mandato en octubre del próximo año, el juez Iván Zeferino Hernández del Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez ordenó la aprehensión de García Cabeza de Vaca.
El delito de delincuencia organizada que se le imputa contempla la prisión preventiva oficiosa y una orden de captura por este ilícito no puede ser suspendido mediante un amparo, lo que significa que, en caso de que el panista sea detenido y procesado, no podrá acceder a la libertad provisional.
En un comunicado emitido anoche, Cabeza de Vaca reclamó que la orden de aprehensión en su contra “violenta la decisión de un Congreso soberano” y desoye una determinación de la Corte. Alegó una persecución política motivada por una decisión tomada en Palacio Nacional. Dijo que defenderá “con todas mis fuerzas” su estancia en la gubernatura.
“Se usa la justicia para perseguir y amedrentar a los opositores y ciudadanos críticos del Gobierno y de su partido, sobre todo cuando la preferencia electoral de los ciudadanos va en franco declive”, dijo el panista.
En el Senado ya perfilan escenarios de sucesión. El líder de la Cámara Alta, Ricardo Monreal dijo que había una crisis constitucional en el estado.
“Insólito: orden de aprehensión al Gobernador de Tamaulipas que el Congreso local decidió mantener indebidamente en el cargo, cuando tuvo que haber nombrado sustituto. Ante la crisis constitucional del Ejecutivo local en funciones fugado, se precisan acuerdos y que el Senado actúe”, planteó.