Abogados y empresarios expresaron que los ministros de la Corte han fallado a los mexicanos al calificar como constitucional, la Consulta Popular que presentó el presidente Andrés López Obrador, que pretende enjuiciar a los ex mandatarios, además, queda de manifiesto que los tres nuevos magistrados siguen instrucciones de la Presidencia de México.

Los presidentes del Consejo de Abogados de Aguascalientes y de la Coparmex, Eric Monroy Sánchez y Raúl González Alonso, respectivamente, coincidieron en señalar que la Suprema Corte tiene a tres incondicionales del presidente que influyeron en la decisión de aprobar “una insensatez”.

Monroy Sánchez considero que “es una verdadera vergüenza para este país que la SCJN se haya prostituido de esta manera, declarando constitucional una consulta politiquera que tendrá alto costo, no sólo económico, sino social. Hoy –ayer-, es un luto para el derecho y los abogados lamentamos que la última instancia que podría salvar a la Nación, se haya pronunciado en contra de la Constitución”.

Por su parte, Sergio Delfino Vargas, presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México (Concaam), expresó que esta decisión deja en claro que la autonomía de los poderes “la está diluyendo este presidente, porque está utilizando al Poder Judicial para temas que tienen que ver con el ámbito político y gubernamental, con lo que se pierde la impartición de justicia”.

Aseveró que si López Obrador pretende que la ciudadanía avale el enjuiciamiento a los ex mandatarios del país, debería presentar una denuncia como tal y no realizar consulta alguna, que va contra la Constitución, pues los delitos los persigue el Ministerio Público sin necesitar de permiso de la población, “esto no es más que otro acto populista del señor presidente”.

En tanto, Raúl González Alonso, presidente de la Coparmex, expresó que si bien los ministros de la Corte de Justicia son expertos en los temas legales, en este caso de la Consulta Popular, los 6 que votaron a favor lo hicieron careciendo de toda lógica, “no tenemos duda que la instrucción vino de Palacio Nacional, influyendo en el sentido del voto de los ministros”.

Esto deja en claro, recalcó el líder empresarial, que en el país no hay división de poderes y que varios ministros se han comportado como “simples empleados del Palacio Nacional, y no haciendo suya la procuración de la legalidad, ya que pudieron contener la irracionalidad e insensatez de quien gobierna al país, pero finalmente lo avalaron”.