Tania Casillas 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- Un caballo de calandria sufrió heridas porque sus patas se atoraron en una alcantarilla del Centro de Guadalajara.

Los Bomberos del Municipio fueron requeridos cuando eran alrededor de las 17:45 horas, según informó la Dirección de Protección Civil.

Sin embargo, cuando los oficiales llegaron a la Calle Liceo, entre la Calle Independencia y la Avenida Hidalgo, el dueño ya había desatorado al caballo.

Los testigos explicaron que el equino, de 8 años de edad, caminó por una rejilla y sus dos patas traseras se metieron entre dos tiras de metal, por lo que ya no pudo salir.

Esto duró casi por 10 minutos, hasta que el dueño pudo calmar al caballo y zafarlo.

El propietario se encargó también de curar al animal y de vendarlo, luego lo trasladó hacia otro lado.

La Dirección de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara informó que las alcantarillas de la zona serán revisadas, pues se hizo el reporte de que son varias las que están dañadas.

En julio de 2016 se comenzó el retiro de Calandrias en Guadalajara y el entonces Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, analizó la opción de las calandrias eléctricas.

Esto luego de que un caballo se resbaló en la Avenida Chapultepec, y de varios episodios de equinos afectados.

De acuerdo con el colectivo Corazón Perruno, hasta abril de este año había 16 calandrias eléctricas, pero 107 caballos continúan jalando las tradicionales.

Asimismo, en una entrevista ofrecida en mayo, el Director de Protección Animal del Ayuntamiento de Guadalajara, Juan Antonio Barragán Sánchez, aseguró que la meta de este año es que todas las calandrias sean de motor eléctrico.