Mientras que en los meses de aislamiento y suspensión de actividades productivas y comerciales no esenciales, la banca colaboró y dio facilidades de pago o prórrogas a sus acreditados, no ocurrió lo mismo con las casas de préstamo y menos con los agiotistas que ahora hostigan a sus deudores.

El presidente del Consejo de Abogados de Aguascalientes, Erik Monroy Sánchez, manifestó que en las últimas semanas han salido a las calles pseudoabogados escudados tras falsas firmas de despachos, enviando requerimientos de pago amenazantes, de lo cual ya comienzan a dar cuenta ciudadanos preocupados por no poder pagar en lo inmediato y no tener con quién negociar.

En las semanas siguientes se verán cosas peores en materia legal, pues las personas que tienen préstamos pendientes de pagar tendrán que ser requeridos para el pago y la complicación será que muchos no tienen empleo para garantizar algún desembolso y ponerse al corriente como lo prometieron.

El problema es que situaciones de este tipo no las podrán contener, aunque deben hacerlo, ni la Condusef ni la Fiscalía General, pues “se trataría de dar con los voraces pseudoabogados que en algunos casos intimidan telefónicamente a quienes tienen deudas o se plantan frente a los domicilios esperando a ver salir al deudor y acosarlo, o bien, enviando falsos documentos, algunos que tienen sellos falsos de algún juzgado amenazando con embargos”.

Se trata de hechos que nunca han sido ajenos, las amenazas de embargos, romper chapas y llevarse los muebles de las casas o negocios, siempre han existido, pero en estos días se comienzan a ver más situaciones de este tipo, por lo que no estaría de más, que las autoridades competentes hicieran algo para detener estos atropellos legales.

“Ante situaciones de acoso o amenazas por ese tipo de cobradores, quienes tienen préstamos pendientes de pagar o se han atrasado en ellos lo que deben buscar es la conciliación, acercarse a la empresa donde pidió el dinero y llegar a un acuerdo, pero en caso de sufrir acoso y amenazas por parte de los cobradores, podrá denunciar el acto ante la Fiscalía, pues de acuerdo al artículo 284 Bis del Código Penal Federal, nadie puede ser molestado en su domicilio”.