Pedro Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua.- Decenas de migrantes instalaron ayer un campamento con cobijas, ramas y su propia ropa, al margen del Río Bravo del lado de EU, frente a la llamada «Puerta 36».
Los extranjeros se encuentran plegados al alambrado de púas que instaló el Gobierno de Texas para impedir su paso en espera de iniciar su petición de asilo sin embargo, la Guardia Nacional se niega a recibirlos.
Abrigados, porque aún persiste el frío en esta frontera, muchas de las personas en movilidad permanecen de pie, junto al cerco, el cual es resguardado por la Guardia de Texas.
Ante la negativa de los elementos, los migrantes se organizaron para derribar partes de la alambrado, lo que ha motivado el uso de la fuerza de la Guardia Nacional texana.