Justo cuando se habían dado los primeros pasos en materia de conectividad y la oportunidad de que más gente tuviera acceso a internet y telefonía celular, se ha propuesto y aprobado el aumento al impuesto a estos servicios que de nueva cuenta pegarán a los que menos tienen, de ahí que la brecha digital se ampliará.
Esto lo dejó de manifiesto el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), José Luis Macías Barrón, quien refirió que a mediados del sexenio federal se dio una reforma interesante a la Ley de Telecomunicaciones, que permitió la apertura del mercado libre a las telecomunicaciones y con esto también atacar el monopolio en este sector.
Es de lamentar que justo en una administración en la que se prometió atender “a los más pobres”, se venga a abrir la brecha de disparidad en oportunidades; si bien este es un momento en que la telefonía y el internet son indispensables para el desarrollo de actividades educativas y laborales, es justo cuando se anuncia un golpe más a la economía por ese lado.
En los hechos este incremento a las cuotas de derechos los pagarán los concesionarios de internet y telefonía celular, lo que impactará en los precios de los usuarios a partir de 2021, pero la brecha digital se ampliará todavía más.