Marco Arellano / Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- El debut como profesional de Johan Álvarez, programado para abril se retrasó, pero eso no le impide seguir su preparación.

Ante el confinamiento, el sobrino del “Canelo” se trasladó a Juanacatlán.

“Como todos los gimnasios están cerrados, me vengo al cerro (en Juanacatlán) para hacer lo que pueda, soltarme, correr, hacer un poco de manoplas con mi papá”, comentó Álvarez.

El pugilista amateur entrena 2 horas diarias durante 4 días a la semana y se avienta corridas de 7 kilómetros.

“Es para mantenerme en forma y no perder la condición que he estado agarrando en el gimnasio porque se vienen cosas muy grandes”, apuntó el joven de 16 años.

Sobre el aplazamiento de su debut como profesional, Johan no culpa a nadie, ya que es una desgracia que se está viviendo a nivel mundial y que por ahora, como todos los demás deportistas, le toca esperar a que se levante el confinamiento para intentar volver a la normalidad.

“Sigo con la ilusión (de debutar), sé que pasará este año ya que, si Dios quiere, cuando pase todo esto, el debut se viene, sin duda alguna”, apuntó quien desea seguir con la dinastía de su tío Saúl.

Chepo Reynoso es el encargado de llevarlo en este negocio y pese a la sana distancia, no ha perdido comunicación con el tapatío.

“Perder la condición sí estaría muy cañón volverla a agarrar, me pide que me mantenga, que me cuide”, dijo Johan, quien pretende debutar en la división Superpluma.