José Luis Cortés Delgado, presidente nacional de la Federación de Colegios de Arquitectos, indicó que para favorecer a la recarga de los mantos acuíferos, por cada habitante debería haber en promedio 15 metros cuadrados de áreas verdes en las ciudades, entre bosques urbanos, jardines y parques, una recomendación internacional que en México no se cumple.

Sin embargo, lo único que se observa en las ciudades del país es una gran plancha de concreto, impidiendo que la mayoría de las aguas de lluvia se filtren hasta los mantos acuíferos, esta situación se agrava si se considera que no existe un drenaje adecuado, “porque esa agua sale de las ciudades y se mezcla con los sistema sanitarios”.

Cortés Delgado indicó que por lo anterior, los gobiernos locales deben hacer una mayor inversión para el drenaje pluvial y las áreas verdes, “pues si seguimos por ese camino, cada vez habrá umbrales más delicados y vamos a tener que racionar el agua”.

Sostuvo que además de lo anterior, la ciudadanía no ha desarrollado una cultura del agua: “La mayor parte de la gente desperdicia mucho el agua, no hemos podido implementar sistemas de uso y reuso del agua, en todos los edificios debería de haber este tipo de sistemas, porque en algunos, los desperdicios pueden llegar a niveles muy altos”.

Para finalizar, el presidente de la Federación de Colegios de Arquitectos agregó que definitivamente consideraciones similares deben establecerse en las grandes empresas, para que reciclen el agua o de lo contrario, que se ubiquen lejos de la mancha urbana; asimismo, añadió: “Tenemos que hacer conciencia del tema del agua porque cuando las manchas urbanas se extienden mucho, también se dañan las zonas agrícolas de las periferias, pues se les está quitando el agua para destinarla al consumo humano, con lo que baja la producción agrícola”.