El partido más importante de la semana en cuestión de posiciones rumbo a postemporada se vivió en Indianápolis con los Colts recibiendo a los Titans. Este choque era vital para ambos equipos que llegaban con marca de 7-3 compartiendo la cima de su división, los Colts tenían ventaja al haber ganado su primer enfrentamiento entre sí. El inicio del partido fue parejo con ambas escuadras anotando un par de veces, una por tierra y una por pase en ambos lados, lo que hacía pensar que sería un duelo peleado hasta el final.
Sin embargo, las cosas cambiaron al inicio del segundo cuarto cuando Derrick Henry se encargó de derrumbar a la defensiva de Indianápolis con acarreos por todos lados y dos anotaciones que pusieron arriba por 14 puntos a su equipo. Antes de finalizar la primera parte fue Tannehill el que anotó haciéndola personal mandando el juego 14-35 al medio tiempo.
La segunda parte fue meramente de trámite por la enorme diferencia que se vio en la primera mitad. Los Titans siempre dominaron las acciones con un ataque terrestre casi indetenible con Henry dándose un festín. Un gol de campo de Gostkowski fue lo único que necesitaron para prácticamente sentenciar el juego; los Colts anotaron en dos ocasiones en la recta final para maquillar resultado. En el ocaso del partido Indianápolis intentó una patada corta que AJ Brown devolvió a las diagonales para dejar los cartones finales 26-45 para los Titans que con marca de 8-3 ahora son los líderes de la división.
Derrick Henry tuvo otro partido de videojuego llevando el ovoide en 27 ocasiones sumando 178 yardas por tierra y 3 anotaciones demostrando que es el mejor jugador que tienen los Titans. Tannehill lanzó para 221 yardas y una anotación con un partido sin errores que fue suficiente para ganar. Tennessee sigue levantando la mano rumbo a postemporada mientras que los Colts ahora están en la pelea por los comodines.