Las empresas automotrices comienzan ligeramente a mejorar sus inventarios de ventas y por ende las listas de espera se empiezan a acortar, por lo que la entrega de los vehículos ya no va más allá de 15 a 20 días de manera general. Así lo estableció el presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles en Aguascalientes, José Mario Martínez Sosa.
Señaló que la demanda nunca se ha perdido y siempre la han tenido activa, aunque el tema es que habían registrado una importante falta de unidades nuevas. Sin embargo, los pedidos en firme que tienen todavía están abultados, pero se están atendiendo.
Martínez Sosa aclaró que dependiendo de cada distribuidor y marca, los tiempos de espera son variables. “Hay marcas que no han tenido tanto problemas de inventario, como es el caso de Toyota o Kia que traen números muy positivos. GM en su entrada a Aguascalientes no ha tenido problemas de inventario y otras marcas han sufrido más como Honda y Mazda”.
Como parte de esta recuperación, Martínez Sosa dijo que a nivel nacional al cierre de julio pasado tuvieron una pequeña tendencia al alza de 1.2% con respecto al mismo mes del año pasado y de manera general de enero a julio de este año han tenido un ligero crecimiento de apenas 0.2%. A pesar de lo anterior, consideró que las distintas marcas automotrices en el país confían en que van a poder cumplir sus proyecciones de inventarios para poder cerrar el año 2022 con números negros.

“Si lo vemos de manera global, podemos pensar que los peores meses de la falta de inventarios ya quedaron atrás y tenemos la confianza de que vamos para arriba (…) La demanda, la hay…” José Mario Martínez, AMDA