Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Entre diciembre de 2019 y julio de 2020, el grupo de los siete bancos más grandes tuvo una reducción de 186 sucursales, según los registros de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).
De esos, destaca Inbursa, que pasó de tener 883 establecimientos a 754, una disminución de 129 sucursales.
Citibanamex cerró 45 para quedar en mil 420, en tanto que HSBC cerró 13, para tener al final en 938 unidades.
Scotiabank quitó 8 unidades para quedarse con 545 sucursales.
Banorte mantiene el mismo número desde 2019, y BBVA y Santander aumentaron su registro con 3 y 6 unidades, de manera respectiva.
Consultado, Inbursa dijo que la reducción es de módulos en espacios fuera de las sucursales bancarias tradicionales, los cuales se pueden ubicar en centros comerciales, tiendas departamentales o de autoservicio.
Aunque las estadísticas de CNBV lo registran, Citibanamex explicó que son cierres parciales para salvaguardar empleados y clientes.
“Nos iremos adaptando para atender a nuestros clientes en todas las interacciones de una misma manera, tanto en nuestras sucursales como en digital, por teléfono o en cajero automático. Estamos en proceso de abrir la mayoría de las sucursales que nos sea posible”, sostuvo.
Fuera del grupo de estos siete bancos sobresale Banco Famsa, que por quiebra cerró 357 sucursales.
Compartamos Banco eliminó de su red 33 sucursales y quedó con 173 a julio de este año, lo cual obedece a la venta de Intermex, donde también atendía clientes.