La crisis del combustible ha revivido en la sociedad la necesidad de avanzar en el plan de movilidad para el estado y tener garantizado un servicio de transporte público que sea digno y eficiente para la población.
Así lo reconoció el presidente del Colegio de Arquitectos de Aguascalientes, Alberto Sepúlveda, al recalcar que la movilidad es un derecho fundamental del ser humano y garantizarla con seguridad y calidad, un deber de la autoridad.
En conferencia de prensa, admitió que “antes de la escasez de gasolina ya sabíamos que el transporte público en Aguascalientes es deficiente, pero con la falta del combustible esto se ha subrayado porque debería ser la opción que tuviera la gente que no puede o no quiere hacer filas de horas para llenar los tanques de los vehículos”.
En ese sentido, dijo que la nueva directiva del Colegio de Arquitectos, que encabeza, está en el proceso de conocer todos los programas gubernamentales, con especial énfasis en el de movilidad que parece haber quedado detenido.
“Es necesario que entre en operación de nueva cuenta, por lo que se analizará y trabajará para que dé signos de avance lo antes posible, con algunas acciones que abonen a los proyectos contemplados del mismo”.
Alberto Sepúlveda destacó que la socialización del plan y sus proyectos de infraestructura será indispensable para que el plan mismo y sus programas avancen y se consoliden entre la población usuaria.
“Se trata de educar un poco a las personas, enseñarles qué es lo más conveniente para que mejore su calidad de vida, porque a veces llegan y les plantan un proyecto que está en Holanda, que es un éxito y no funciona”.
Finalmente, dijo que si la gente no lo hace suyo, lo terminará vandalizando, destruyendo o cuando menos desaprovechando, como sucedió con la Alameda y otros proyectos que traen de otros países o de otras ciudades, pero que los locales no los reconocen como propios aunque allá sean iconos ejemplares.