RODRIGO AVALOS ARIZMENDI

La semana pasada de manera inesperada fue anunciado que el informe diario que se daba en el Palacio Nacional sobre el comportamiento del COVID-19 a lo largo y ancho del país terminaba. El encargado de dar los datos y estadísticas era el Dr. López Gatell, que gracias a esa encomienda se convirtió en algo así como un rockstar. Sus comparecencias diarias, tanto en las mañaneras del presidente López Obrador como en la noche lo fueron haciendo una cara muy conocida. Al principio con credibilidad, pero conforme pasó el tiempo su prestigio fue a menos, sobre todo porque era un hombre que no contradecía para nada al presidente y como al presidente no le gusta usar el cubrebocas, pues López Gatell tuvo que doblar las manos y decir a la nación entera que el cubrebocas ¡no era necesario! Lo que significó un muy mal mensaje ejemplo para los millones de habitantes de nuestro país. El presidente decía que con la estampita del: “¡Detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo!” se protegía.

Hoy que ya se han acabado las conferencias de prensa para informar a la población sobre la situación que se guarda en el país sobre el COVID-19 la verdad es que no causará mucho pendiente pues la realidad era que esas conferencias eran algo así como un show en el que en lugar de informar se desinformaba y sobre todo se manipulaba la información, lo que originaba un daño mayor como cuando se decía lo que menciono líneas arriba de que el cubrebocas no servía para nada. Así mismo recordamos que en abril del año pasado se aventaron la puntada de decir que se tenía domada la pandemia. En ese momento había más de 2,700 muertos por COVID-19. Actualmente se tienen más de 229 mil, lo que quiere decir que desde que se “domó” la pandemia el año pasado se han muerto más de 226 mil. Por lo tanto, esas conferencias diarias sólo fueron para que se auto elogiaran los funcionarios del sector salud.

Desde luego que esas conferencias nunca sirvieron para que se informara bien ni sensatamente a la población. Ahora bien, el problema de que se dejen de dar las conferencias para informar es que la nación está, en relación al desarrollo de la pandemia, en el momento de mayor incertidumbre, pues venimos de un aumento en los casos de las defunciones y de las hospitalizaciones, muy dramáticos ocurridas a finales del año pasado y a principios de este año. Después de eso, como era lógico, vino un descenso rápido, pero eso no fue porque el gobierno haya cambiado estrategias o haya mejorado algo. No, eso sucedió porque es algo que se da naturalmente en las epidemias cuando viene un surgimiento abrupto de muchos contagios. Pero el Dr. López Gatell insiste en que se sigue descendiendo. Por ello es importante que la gente sepa que eso es falso. Actualmente hay ocho estados que están en un franco repunte: Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Baja California Sur y Sinaloa. Algunos de estos estados están en una situación que es más complicada de la que han tenido durante toda la pandemia. Ahora bien, las grandes ciudades, como Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México y el Estado de México, ya dejaron de descender, es decir ya no están disminuyendo, se quedaron estancadas en una meseta y de repente algunas de estas ciudades ya empiezan a mostrar una tendencia a la alza.

Creo que México está en un momento de gran incertidumbre y por ello es muy peligroso el mensaje que se da con el fin de las conferencias de prensa, porque se dejó prácticamente a todo el país en semáforo verde, dándole a entender a la gente que ya vamos muy bien, ya de salida de la pandemia. Así mismo se estuvo informando en esas conferencias que ya había millones de personas vacunadas cuando la realidad y dadas las cifras que se han reportado es que sólo el 11.6% de la población mexicana ha recibido, por parte del gobierno, el esquema completo de vacunación. Esto significa que más del 88% de los mexicanos no han recibido hasta hoy, protección inmunológica completa contra el COVID-19. Por lo tanto decir que estamos muy bien porque hay muchos vacunados es una mentira pues no hay muchos vacunados.

Y mire usted, a pesar de que aún faltan muchos millones de mexicanos por vacunar, resulta que el presidente ya anunció la semana pasada que regalará miles de vacunas a Bolivia, Belice y Paraguay. O sea que: “Farol de la calle, oscuridad de su casa”. Creo que es importante el apoyar a otras naciones en esta situación, pero siempre y cuando se cubran primero las necesidades de nuestro país.

Por otro lado es de alarmarse el observar que en nuestra ciudad una gran parte de la población se ha tomado muy en serio eso de que estamos en semáforo verde y han comenzado a hacer su vida como si ya no existiera el COVID-19 y ahora ya se puede observar cientos de personas acudir a todo tipo de eventos, centros comerciales, mercados, tianguis, fiestas, eventos deportivos, etc. la mayoría ya sin portar el cubrebocas, pues piensan que ya vamos de salida en esta pandemia, lo cual es totalmente inexacto. A diario se siguen infectando y muriendo personas, tanto en Aguascalientes como en todas las ciudades de la República. No en las mismas cantidades de hace medio año pero de que sigue la pandemia…¡Sigue! Hoy el show de López Gatell ya se acabó y creo que nadie lo va a extrañar.