Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las alertas de las agencias automotrices en México están prendidas, ya que debido a la escasez de chips a nivel mundial difícilmente alcanzan un mes de inventario.
Durante los últimos años y previo a las complicaciones por la falta de semiconductores, la red de distribuidores en el País contaba con un inventario de tres meses en promedio, pero ahora tiene uno que apenas llega a un mes, de acuerdo con un sondeo realizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).
Guillermo Rosales, director general adjunto de la AMDA, indicó que sería hasta el segundo semestre de 2022 cuando podría haber equilibrio entre oferta y demanda de semiconductores para esta industria.
Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), señaló que hasta 2023 se llegaría a los niveles de producción que se tenían antes de la pandemia de Covid-19.
La AMIA estima que para el cierre de este año, tanto en producción como en exportación, se estaría en volúmenes similares a los del año pasado, cuando se armaron 3 millones de vehículos y se vendieron al exterior 2.7 millones de unidades.
Sobre ventas, añadió que para este año se espera vender 12 por ciento más que en 2020.
Ayer, el director ejecutivo de Volkswagen AG, Herbert Diess, consideró que la escasez de chips dure meses o hasta años debido a su alta demanda también por el Internet de las cosas.
Su homólogo Ola Kallenius en Daimler AG, advirtió el domingo que la escasez de semiconductores podría podría tardar hasta 2023 en resolverse.
Con información
de Bloomberg