Se abren paso entre gigantes

Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

El Instituto de Vivienda Social y Ordenamiento de la Propiedad emprendió los trámites para retirar las líneas de alta tensión eléctrica que corren por los 5.8 kilómetros de Tierra de Gigantes, cuya obra implicará una inversión de 140 millones de pesos, a fin de destinar esos terrenos a la construcción habitacional.
Gerardo Valadez Pérez, director del IVSOP, señaló que el retiro de las torres de alta tensión se llevará alrededor de nueve meses. En este momento existe un anteproyecto sobre el tipo de vivienda que se edificará en esos terrenos que serán rescatados para ofertar nuevos espacios habitacionales, comerciales y educativos a la comunidad aguascalentense.
Ante la falta de recursos federales para el sector de la vivienda, el Instituto de Vivienda Social y Ordenamiento de la Propiedad trabajará para atraer el interés de los inversionistas privados para que desarrollen estas acciones.
“Se conocerá el total de viviendas por construir hasta que se tenga el proyecto ejecutivo de Tierra de Gigantes, se analiza si serán de tipo residencial, medio, social o popular”, indicó.
El titular de este Instituto detalló que la quita de los cables de alta tensión costará alrededor de 140 millones de pesos, los cuales procederán de las arcas estatales.
Finalmente, Gerardo Valadez Pérez explicó que las actuales torres serán cambiadas por otra tecnología que no requiere tanta restricción de 30 metros de cada lado, sino sólo diez metros, con lo cual se libera mucho espacio para ofertar acciones de vivienda y que no ponen en riesgo a la población que habite Tierra de Gigantes.