Aún sin resolución definitiva en torno a la defensa legal de la denominación de origen del mezcal elaborado en Aguascalientes y que por ende se tiene que comercializar como destilado de maguey, perdiendo en parte su valor, presentación y mercado, el ánimo entre quienes son parte del proyecto no decae y siguen trabajando hacia el mismo objetivo sin descuidar otras áreas y beneficios de este agave.
El gerente del Comité Sistema Producto Maguey Mezcal, Enrique Bañuelos Rayas, manifestó que a la par se mantienen atentos al proceso legal del que también se defiende el Consejo Regulador del Mezcal instalado en Oaxaca, que hasta hace unos meses, era el que emitía las certificaciones para reconocer o no como mezcal las bebidas con esa presentación, no obstante, la Secretaría de Economía autorizó a dos empresas más, esa posibilidad de certificación, por lo que existe un amparo al respecto.
Particularmente en Aguascalientes han transcurrido dos años de defensa de la denominación de origen, y esto ha desalentado la producción que se ha reducido en alrededor del 20%, pero eso no es todo, sino que las exportaciones cayeron en aproximadamente un 70%, de ahí que las pocas ventas que se tienen son hacia el mercado doméstico.
Todavía a principios de marzo se tuvo la oportunidad de contratar una venta considerable del producto de Aguascalientes, que si bien es mezcal sólo puede ser vendido como destilado de maguey, pero se logró la aceptación de un casino en Las Vegas, aunque se atravesó la pandemia y todo quedó en mero proyecto, pero sigue pendiente para mejores tiempos.
Si bien los productores de maguey se mantienen a la expectativa de diversificarse y no concentrarse sólo en el mezcal, la realidad es que ese proyecto de la bebida era el principal impulso que podría generar negocio para quienes se dedican a este cultivo ancestral, que por ahora siguen rentando sus agaves para la extracción de aguamiel y la venta de pencas a bajo precio.