Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-«Se me subió un poquito la temperatura y me mandaron del trabajo a hacerme la prueba (diagnóstica de Covid-19)», dijo Norma Alvarado, de 51 años, quien trabaja en Comex.
Como Norma, cientos de trabajadores, la mayoría con síntomas leves, acudieron a las clínicas del IMSS para realizarse la prueba, pues ante la presencia de los síntomas de coronavirus, en sus fuentes de trabajo les solicitaron un diagnóstico.
Norma acudió a la Unidad de Medicina Familiar 21 del IMSS, en la Alcaldía Iztacalco, porque ahí es donde le corresponde, aseguró.
«Me mandaron de mi trabajo por protocolo; tenía fiebre y me dijeron que tenía que hacerme la prueba», indicó José Sevilla, de 45 años, quien también hizo fila en la Unidad de Medicina Familiar 21.

Entre la 13:00 y 14:30 horas, en la entrada de esta unida hubo aglomeración de derechohabientes en busca de una prueba de diagnóstico de Covid-19 o en la búsqueda de realizar el trámite de incapacidad.
En la fila había alrededor de 150 personas y hubo momentos en los que los derechohabientes tuvieron que hacer fila arriba del puente peatonal que cruza eje 4 Xola, pues el número de personas formadas rebasó la banqueta.
A través de redes sociales, derechohabientes de diferentes entidades del País denunciaron que el trámite en línea para obtener incapacidad estaba saturado, por lo que tenían que acudir hasta las instalaciones médicas.
Por la tarde, el IMSS informó que se flexibilizó el trámite de permiso covid, el cual no requiere ahora prueba positiva.

¡Participa con tu opinión!