La delegada de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, Pamela Cuevas Mendoza, pone en alerta a las personas físicas y morales respecto al artículo 40-A del Código Fiscal de la Federación, a partir del 2021 se modifica el ordenamiento de los aseguramientos precautorios y estos pueden ocurrir respecto a diferentes apartados.
Actualmente, el aseguramiento precautorio se sujeta al siguiente orden, la autoridad fiscal puede irse primero sobre bienes inmuebles; cuentas por cobrar; derechos de autor, acciones y bonos; obras artísticas; dinero, metales preciosos y joyas y en sexto lugar serían los depósitos en cuentas bancarias, entre otros.
Sin embargo, esto cambia sustancialmente con la reforma fiscal para el ejercicio 2021 y esto implica que el Servicio de Administración Tributaria o cualquier otra autoridad fiscal podrán asegurar precautoriamente primero los depósitos de las cuentas bancarias, los cuales antes estaban en un sexto sitio y ahora encabeza la lista.
Luego seguirían las cuentas por cobrar, los derechos de autor, las acciones y bonos, las obras artísticas, el dinero, metales preciosos, joyas y bienes inmuebles. Esto significa que la autoridad fiscal se va por la vía fácil y tratar de cobrar lo que se le adeuda por parte de los contribuyentes tras sus respectivos procesos.
Esta medida fue modificada porque por mucho tiempo el SAT se le caía el 50% de los aseguramientos precautorios porque no tenía las pruebas para evidenciar que había cumplido con la investigación y proceso de la lista de prelación vigente para reclamar el pago de algún crédito o adeudo fiscal.
Pamela Cueva Mendoza recalcó que este cambio previsto en el Código Fiscal de la Federación es sustancial, aunque en el sentido práctico ya se venía haciendo porque se aseguraban las cuentas bancarias, y no se iban primero a los bienes inmuebles, cuentas por cobrar, etcétera, motivo por el cual en los juicios, el SAT perdían los casos.
Ahora eso cambiará para el ejercicio 2021 y el legislador federal ha abierto esa oportunidad para que la autoridad fiscal pueda asegurar precautoriamente las cuentas bancarias y no enfrentar más la situación de perder los juicios ante los tribunales fiscales y administrativos.
“Esto implicará para los contribuyentes atender los requerimientos que les envíen las autoridades fiscales para evitar situaciones de aseguramiento precautorio de sus cuentas bancarias. Que no se desaparezcan, si cambian de domicilio fiscal que den aviso dentro de la ley, hay que ser transparentes porque ahora tendrán más herramientas para aplicar las medidas de apremio”, concluyó.