MÉXICO, (EFE).- La Federación Mexicana de Softbol anunció este jueves que sancionará a las jugadoras de la selección olímpica que tiraron a la basura sus uniformes y ropa con la bandera y nombre del país antes de abandonar Tokio.
“Estamos igualmente de indignados con la(s) jugadora(s) y se realizará una investigación a fondo para encontrar a la(s) responsables de estos actos, aplicando las debidas sanciones y dejen de representar a esta federación”, explicó en una nota de prensa.
La reacción del organismo rector del softbol en el país se da horas después de que, en redes sociales, las boxeadoras olímpicas mexicanas Brianda Cruz y Esmeralda Falcón expusieran, en sus cuentas de Twitter, las acciones de las jugadoras, publicaciones que generaron indignación.
“Este uniforme representa años de esfuerzos, sacrificios y lágrimas. Todos los deportistas mexicanos anhelamos portarlo dignamente, y hoy tristemente el equipo mexicano de softbol lo dejó todo en la basura de las villas olímpicas”, lamentó Cruz.
La Selección Mexicana terminó en el cuarto lugar del torneo olímpico de softbol, después de caer por 3-2 en contra de Canadá en el juego por la medalla de bronce.
El equipo de México llegó con altas expectativas en su primera participación en unos Juegos Olímpicos y era una de las apuestas de las autoridades deportivas de conseguir una presea.
El conjunto estuvo formado por una mexicana de nacimiento, la jardinera Stefania Aradillas, y las demás fueron estadounidenses con padres mexicanos.
La integración de peloteras estadounidenses le permitió a México pasar de ser un equipo perdedor a obtener una medalla en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 y a clasificar a unas semifinales en los Juegos Panamericanos Lima 2019.
“En el 2012, no ganamos ningún juego en el Mundial y pensé, ‘México no es potencia porque no quiere’, mexicanas jugando en las ligas universitarias de Estados Unidos hay miles, dentro de esas hay que buscar los talentos”, explicó a EFE el presidente de la Federación Mexicana de Softbol, Cruz Rolando Guerrero.