Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Por prestarse para que el cliente de una aseguradora pudiera fingir su muerte y cobrara una póliza, un perito del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses fue inhabilitado para trabajar en cualquier área de gobierno.
La Fiscalía Anticorrupción informó que Alberto fue denunciado por abuso de autoridad, pero obtuvo la suspensión de su proceso legal.
Se estableció que el 26 de junio de 2019, él y un policía investigador de la Fiscalía de Jalisco identificado como Gerardo, atendieron una supuesta muerte por accidente en Puerto Vallarta.
La persona que fingió estar fallecida tenía un seguro de vida y, cuando sus familiares intentaron cobrarlo, se descubrieron irregularidades, por lo que se denunció el caso ante la Fiscalía Anticorrupción.
«Derivado de las investigaciones se acreditó que no había tal muerte», enfatizó la dependencia encargada de investigar a funcionarios.
Ambos servidores públicos fueron vinculados a proceso el 24 de junio.
El 12 de agosto, el policía obtuvo la suspensión de su proceso, mientras que Alberto la consiguió ayer.
Aunque ya no se les perseguirá penalmente, durante seis meses el perito deberá firmar cada mes en el juzgado, no podrá acercarse a las víctimas y debe prestar servicio comunitario en los servicios médicos del DIF Puerto Vallarta.
También tiene que reparar el daño pagando 7 mil 500 al Organismo de Nutrición Infantil A.C.