Ante la proliferación de instalación de antenas por parte de empresas proveedoras de telecomunicaciones, el secretario de Desarrollo Urbano, Jaime Gallo Camacho, advirtió que el Código Municipal debe acatarse y hasta ahora se han detectado a tres compañías que abrieron calles sin permiso, en horarios nocturnos y dañaron la infraestructura municipal y de otras compañías de servicios.
Del 2015 a la fecha, el Ayuntamiento de Aguascalientes estableció reformas al Código Municipal para que todas las antenas trasmisoras de señal de telefonía contaran con el uso de suelo y la licencia de construcción, ya que muchas operaban de manera irregular. Hasta ahora se han tramitado alrededor de 60 licencias para que funcionen dentro de la ley.
Detalló que aquellas antenas que se instalaron antes del 2015 necesitan un proceso de regularización y en este momento se requiere a esas empresas para que se presenten y cumplan con todos los requisitos vigentes para el uso de suelo y una licencia de instalación.
En el futuro crecerá esta demanda, ya que la tendencia de los servicios de Internet a través del modelo de las ciudades inteligentes es que esas antenas se coloquen incluso en cada calle y cada cuadra para ampliar la cobertura, a causa de que los dispositivos inteligentes u otros vehículos tripulados tengan una guía más eficaz y precisa al trasladarse o para enviar información.
“Hoy en día, el servicio de Internet funciona bien en determinadas áreas, pero es ineficiente en otras zonas porque las repetidoras no alcanzan a enviar la señal, motivo por el cual se comenzará a tener un crecimiento exponencial en estos servicios gracias a la instalación de nuevas antenas para el uso doméstico”.
Desde este año aumentó la demanda para la instalación de estos servicios, incluso algunas empresas han dialogado con la presidenta municipal para invertir en Aguascalientes en la colocación de fibra óptica y de antenas. Incluso se han detectado a empresas foráneas que llegaron a la entidad y abrieron calles sin permiso, dañando redes e infraestructura municipal.
Por esa razón fueron sancionados y detenidos en el C-4 para que regularizaran la situación y pagaran las afectaciones por más de un millón de pesos.
Finalmente, llamó a la población capitalina para que alerte a la autoridad cuando observe que alguien interviene en la vía pública, instalando cualquier infraestructura, a fin de verificar si están o no autorizados, y así evitar daños a los servicios públicos.