San Marcos, el patrono “desconocido” de la Feria

A pesar de ser el santo patrono y figurar prominentemente en la verbena de abril, San Marcos es considerado por muchos como un «santo desconocido» dentro de la comunidad, en especial entre los asistentes a la Feria, según refleja el párroco Abel Cardona.
San Marcos, quien fue uno de los cuatro evangelistas y discípulo de los apóstoles Pedro y Pablo, ha tenido una presencia histórica en la comunidad desde la fundación del pueblo en 1620, cuando fue designado como su patrono por los colonizadores españoles. A pesar de su relevancia en la historia eclesiástica y de ser honrado cada 25 de abril, día de su martirio, su reconocimiento parece ser limitado entre los visitantes de la feria local, que se celebra simultáneamente con su festividad.
El siglo XVIII fue testigo del inicio de la construcción del templo dedicado a la Virgen del Pueblito, fortaleciendo la devoción hacia San Marcos. En 1848, la feria local, que originalmente marcaba el fin de las cosechas, fue trasladada al Jardín de San Marcos y su fecha ajustada a abril para coincidir con la festividad del santo.
Este año, el novenario se lleva a cabo en el contexto del «Año de la Oración» y el «Año de la Participación Sinodal», del 17 al 25 de abril. La participación alcanza su punto máximo el 25 de abril, con la iglesia llenándose para las misas. No obstante, fuera de estas fechas, la conciencia sobre San Marcos y su legado parece menguar.
El padre Cardona expresó su esperanza de que con el tiempo más personas no solo visiten el templo por su belleza arquitectónica, sino que también se detengan a reflexionar y orar, profundizando así en la vida y el legado de San Marcos.
Este desconocimiento representa un reto para la comunidad y la iglesia, que ven en la educación y la participación activa estrategias clave para reavivar el interés y conocimiento sobre este destacado santo evangelista.