En una visita de El Heraldo de Aguascalientes al embarcadero de la Presa Calles, Carlos García Sánchez, originario de San José de Gracia, hizo un llamado a la ciudadanía a visitar este Pueblo Mágico, aprovechando cada fin de semana para disfrutar de este lugar y formar parte del turismo religioso hacia el Cristo Roto.

Con casi cuatro años de experiencia en el área de playas y dos años manejando lanchas, García explicó que antes de la pandemia llegaban hasta 100 camiones de turistas, mientras que ahora apenas llega sólo el 30% de la afluencia anterior. Este descenso se debe en parte a la disminución del nivel del agua en la presa, lo que ha afectado la experiencia turística.

«Actualmente estamos en temporada baja, pero hay fechas en las que llega mucha gente, especialmente los fines de semana», señaló. De viernes a domingo son los días más concurridos, con un promedio de 2 mil visitantes cada fin de semana.

El embarcadero cuenta con 28 lanchas que operan toda la semana, turnándose en grupos. Durante los fines de semana, todas las embarcaciones están en servicio. Los precios se mantienen accesibles, con un costo de 50 pesos para adultos y 40 pesos para niños y adultos mayores.

La falta de agua y el impacto de la pandemia han sido factores cruciales que han desalentado a los turistas, afectando a unas 50 familias que dependen económicamente del turismo en la presa. Pese a las dificultades, García hizo un llamado a los turistas para que continúen visitando la zona, especialmente ahora que se acercan las vacaciones.

El joven operador de lanchas explicó que el descenso en el nivel del agua también ha afectado al turismo, obligando a los visitantes a caminar más para llegar al agua. A pesar de esto, invita a los turistas a seguir visitando la Presa Calles, destacando que el área está operativa y segura para el turismo.

«Queremos que nos sigan visitando, hay muchas familias que dependen de esto», concluyó García, subrayando la importancia del turismo para la economía local. La comunidad espera que, con el aumento de las visitas, puedan superar las dificultades actuales y revitalizar la actividad turística en la Presa Calles.