Un perro que fue atropellado en calles del Parque Industrial de Logística Automotriz que se ubica al sur de la ciudad fue auxiliado por elementos de Bomberos Estatales, quienes le proporcionaron la atención necesaria para evitar que muriera.
El pasado fin de semana, el encargado de la caseta de vigilancia del Parque PILA, que se ubica en la carretera federal No. 45 Sur, arribó a la Estación “Sur” de Bomberos Estatales para pedir ayuda.
El guardia de seguridad llevaba un perro de raza criolla, de 3 años de nacido, mismo que se encontraba lesionado.
El hombre pidió ayuda para el can, ya que lo había atropellado un vehículo que se dio a la fuga.
Al conocer la situación, los bomberos estatales revisaron la herida del can y procedieron a anestesiarlo para drenar una gran cantidad de líquido que tenía acumulado y que podría provocarle una grave infección.
Gracias a la intervención de los bomberos, el can ya se encuentra estable y en proceso de recuperación.