Staff
Agencia Reforma

WISCONSIN, EU.-La eliminación de las emisiones contaminantes del aire por la quema de combustibles fósiles en Estados Unidos evitaría más de 50 mil muertes prematuras al año, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison.
El informe publicado en la revista GeoHealth señala que la política de energía limpia puede mejorar en gran medida la salud humana al reducir las fuentes de contaminación atmosférica dañina, tales como la generación de electricidad, el transporte, los edificios y las fuentes industriales.
Estas actividades económicas del carbón, el petróleo y el gas natural son fuentes importantes de emisiones de dióxido de carbono que causan el cambio climático, por lo que reducir sus emisiones brinda beneficios adicionales.
«Lo que hacemos es mirar todo de una vez, si eliminaras las emisiones de combustibles fósiles de estos diferentes sectores, cuántas vidas se salvarían, cuántas emisiones se evitarían, y los números son bastante grandes», indicó Jonathan Patz, profesor en el Departamento de UW Madison de Ciencias de la Salud de la Población.
Según el estudio, entre el 32 y el 95 por ciento de los beneficios para la salud derivados de la eliminación de emisiones en una región permanecerán allí.
El suroeste de Estados Unidos, por ejemplo, retendría el 95 por ciento de los beneficios si actuara solo para eliminar las partículas finas. Los estados montañosos, sin embargo, retendrían solo un tercio de sus beneficios, que fluirían hacia los grandes centros de población a favor del viento.
Asimismo, eliminar las energías fósiles dejaría más de 600 mil millones de dólares en beneficios para la salud por muertes y enfermedades evitadas.
Las emisiones de partículas finas de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno contribuyen a problemas de salud como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón e infecciones de las vías respiratorias inferiores que pueden acortar drásticamente la esperanza de vida.
«Nuestro trabajo proporciona una idea de la escala de los beneficios para la salud de la calidad del aire que podrían acompañar a la descarbonización profunda del sistema energético de Estados Unidos», señaló Nicholas Mailloux, autor principal del estudio.
«Cambiar a fuentes de energía limpia puede proporcionar un enorme beneficio para la salud pública a corto plazo y mitigar el cambio climático a largo plazo».
El estudio utiliza modelos de la Agencia de Protección Ambiental, en particular su Evaluación de riesgos de beneficios de CO, o COBRA, para observar el impacto de la política local, estatal y nacional en áreas separadas de todo el país.
Estos métodos reproducen de manera confiable los resultados de los modelos de transporte químico (CTM) y pueden ser útiles en la investigación inicial.
Los científicos esperan que al describir los beneficios a corto plazo, además de las amenazas de impactos climáticos más distantes, el nuevo estudio motive más acciones sobre el cambio climático.
«Mi esperanza es que los hallazgos de nuestra investigación puedan estimular a quienes toman decisiones y que se enfrentan al necesario alejamiento de los combustibles fósiles, para cambiar su pensamiento de las cargas a los beneficios», dijo Patz.
«La gente ve esto como un gran desafío, pero cuando observa las repercusiones en la salud de cambiar a energía limpia, los beneficios son enormes».

TABLA
Reto global
La contaminación atmosférica por energías fósiles tiene consecuencias en la población y según la OMS, provoca:
7
millones de muertes prematuras al año.
50%
de esas muertes se deben a enfermedades cardiovasculares.
99%
de la población mundial respira un aire que supera los límites de calidad recomendados.

¡Participa con tu opinión!