Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El peso de los Tres Amigos pudo más que la fuerza de Morena.
Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón se sumaron ayer a la defensa del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), que pretendía ser eliminado por una iniciativa de ley propuesta por la bancada morenista.
Primero, el miércoles, la comunidad fílmica nacional se vio sorprendida por la iniciativa impulsada por los diputados Mario Delgado y Dolores Padierna, que planteaba derogar los artículos de la Ley Federal de Cinematografía que dan vida al Fidecine (un fondo de que ha respaldado alrededor de 300 películas desde 2002).
Las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar. Entre ellas una enérgica carta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas dirigida al Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Y ayer, Del Toro lanzó una serie de tuits para reclamar también la postura del partido mayoritario.
“Esta no es una medida momentánea o de rectificación: es permanente, y significa la devastación de un ecosistema cultural ya en peligro de extinción. Llevamos décadas sobreviviendo con lo básico y con ello hemos logrado enormidades”, escribió Del Toro.
Delgado respondió en Twitter al tapatío que se escucharían diferentes voces sobre el tema.
Horas más tarde, Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, informó que estaba en marcha una reunión virtual con Delgado, los Tres Amigos, la titular del Instituto Mexicano de Cinematografía, María Novaro, y otras figuras de la industria.
El también actor fue quien salió a confirmar que Delgado se había comprometido a meter reversa a su propuesta.
“Mi reconocimiento al diputado @mario_delgado por aceptar que permanezca el FIDECINE y sumarse al reto de fortalecer la cinematografía en México. Muchas gracias a la comunidad artística y cultural por todo su respaldo. Seguiremos trabajando”, escribió Mayer.
Apenas en abril, la comunidad enfrentó el decreto presidencial que pretendía extinguir también el Foprocine (el otro Fondo que apoya al cine autoral); pero, en conjunto con la Secretaría de Cultura, se logró defender su permanencia transfiriendo sus funciones al Fidecine.