Pedro Roman Zozaya 
Agencia Reforma

Arizona, Estados Unidos.- Sin duda los héroes están ahí afuera.

Durante un incendio en Phoenix, Arizona, el ex jugador de futbol americano universitario, Phillip Blanks, le salvó la vida a un niño de tres años que fue arrojado por su madre desde el balcón del tercer piso.

Blanks, que fue receptor tanto en la preparatoria como en la universidad, mostró todos sus reflejos para atrapar al infante, quien se encontró bien.

“Instinto. No pensé mucho. Simplemente reaccioné, simplemente lo hice. El tipo que estaba allí conmigo, parecía que no iba a atraparlo, así que por eso entré. Solo quería hacer una mejor captura”, dijo Blanks, de 28 años y quien también fue parte de la Marina de Estados Unidos, a ABC7.

Banks, ahora guardia de seguridad, agregó que proteger a los otros es un instinto natural para él

La triste noticia fue que la madre del niño, identificada como Rachel Long, murió en el incendio.