Aguascalientes puede ser un referente en el país en la atención al tema de la salud mental, al tenerlo como una prioridad de estado, así lo señaló Hugo Miguel Malo Serrano, asesor de Enfermedades Crónicas y Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud, quien detalló que según estudios el problema del suicidio, derivado de la depresión, tiene una carga cercana al 15% de enfermedad mental.

Entrevistado previo al arranque de la capacitación sobre la “Guía de Intervención mhGAP” para trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias en el nivel de atención de salud no especializada, organizada por el DIF Estatal y la Secretaría de Salud Estatal, Malo Serrano detalló que la OMS ya había comenzado a trabajar previamente con el ISSEA y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, como parte de la cooperación general que se tiene con México, en lo referente a la salud mental y lamentó que este tema no es visto con mucha importancia y se le destina muy poco presupuesto de manera general. Sin embargo, consideró interesante la experiencia de Aguascalientes, donde es visto como una prioridad en el desarrollo de la política pública.

En tal sentido, dijo que en los últimos años se ha visto un incremento importante en los problemas de salud y hay algunos aspectos como el problema del suicidio que ha aumentado, derivado de la depresión que tienen una carga de enfermedad altísima, “cerca del 12 al 15% de la carga de la enfermedad, tiene que ver directamente con esos aspectos y eso implica 15% de pérdidas de años de vida saludables en la sociedad. Esa es una carga importante”.

Por tal motivo, dijo que la Organización Mundial de la Salud desarrolló una guía que es bastante simple para apoyar a todos los equipos de la primera atención en salud mental para trabajarla apropiadamente, que permite detectar algún problema de tipo mental e incluso tratarlo hasta el primer nivel de atención y si es necesario, referirlo a otro nivel; además hace énfasis en el trabajo educativo comunitario y familiar. “Hay aspectos de salud mental que están determinados por una serie de factores, que tiene que ver en las relaciones con la familia, con la comunidad, en las escuelas y tiene que ser una política que tome en cuenta todos los grupos desde el trabajo en la familia, desde la niñez hasta adultos”, finalizó.