Agentes de la Fiscalía Especializada en Materia de Personas Desaparecidas y No Localizadas (FEMDLP) de la Fiscalía General del Estado investigan la desaparición de un chofer de plataforma, quien se encuentra ilocalizable desde el pasado viernes 29 de marzo de 2024, cuando se trasladó al municipio de Villa Hidalgo, Jalisco, para realizar un servicio, y desde entonces sus familiares no tienen noticias de su paradero.
Cabe destacar que el domingo por la mañana, policías estatales localizaron abandonado el vehículo de plataforma que utilizaba, el cual se encontraba abandonado en las inmediaciones de la Ciudad de los Niños.
La persona desaparecida, identificada como Misael Alejandro Torres, de 35 años, es objeto de búsqueda por parte de la Fiscalía General del Estado, la cual activó un Boletín de Búsqueda.
De acuerdo con las investigaciones realizadas por agentes de la FEMDLP y basándose en la denuncia presentada por sus familiares ante el agente del Ministerio Público de la FGE, Torres es trabajador de una empresa de transporte de plataforma. El día viernes 29 de marzo de 2024 le asignaron un servicio para trasladar a una mujer hasta el municipio de Villa Hidalgo, Jalisco. Sin embargo, desde esa fecha no ha regresado a su domicilio y no se tienen noticias de su paradero.
Durante la mañana del domingo, policías estatales que realizaban labores de vigilancia por la carretera que conduce a la Ciudad de los Niños encontraron abandonado su automóvil, un Chevrolet modelo 2021, color tinto, con placas de circulación AEY-364-C de Aguascalientes. Por este motivo, el vehículo fue asegurado por agentes de la PDI y personal de la Dirección de Investigación Pericial de la FGE.
Misael Alejandro Torres, de 35 años, mide 1.89 metros de estatura, pesa 70 kilos, es de complexión delgada, tez morena, cara ovalada, frente mediana, cabello ondulado color castaño oscuro, cejas pobladas, ojos chicos color café, nariz larga y delgada, boca pequeña y mentón oval. Entre sus señas particulares, tiene un tatuaje en la espalda de una monja, otro en el antebrazo izquierdo con los nombres de “Renata”, “Biden” y “Gabriel”, un tatuaje en el brazo derecho con la figura de una red de flores y de la santa muerte; además de un tatuaje en la mano derecha con el nombre de “Evelyn” y uno en el cuello con la figura de unas venas. También tiene una catarata en el ojo derecho. Al momento de su desaparición, vestía una playera de fútbol soccer color café con rayas blancas y rojas, así como un pantalón de mezclilla.