Zedryk Raziel
Agencia Reforma

TIJUANA, BC .-El Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó que en el acuerdo con Estados Unidos el Gobierno mexicano no ganó todo lo que anhelaba, pero al menos pudo parar la amenaza arancelaria de Donald Trump y salió con la dignidad intacta.

“No ganamos todo, pero sí ganamos que no haya tarifas. Y, como le dije al Presidente: no hay tarifas, Presidente, y salimos con la dignidad intacta”, expresó Ebrard.

Durante el acto en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con los Estados Unidos, en Tijuana, Baja California, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores aseguró que, si se hubiesen aplicado las tarifas arancelarias, el T-MEC y los empleos de los mexicanos estarían en peligro.

“El primer impacto es que habría una importante caída en la inversión, habría una importante caída en el número de empleos. Estimamos que más de 900 mil personas se podrían haber quedado sin trabajo, porque en el momento en que se aplica una tarifa es más dificil exportar un producto y, en ese momento, viene una caída de la economia nacional, lo cual quiere decir pérdida de empleo, aumentos de precios, y lo mas grave que las tarifas pudieran prácticamente hacer inviable el que tuviésemos un tratado de libre comercio con Estados Unidos”, agregó.

Por otro lado, durante su intervención, la representante de las comunidades indígenas del norte, Amalia Tello, afirmó que los pueblos indígenas respaldan al Presidente y extendió un mensaje de fraternidad a los pueblos indígenas de EU.

“Afrontamos las mismas necesidades con aquellos pueblos que son nuestros hermanos y que de un día para otro aparecieron separados por una franja fronteriza”, dijo.

Tello comentó que en la cosmovisión indígenas las fronteras son sagradas, por lo que pidió que la línea divisoria sea vista con solidaridad.

En su turno, el Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelí, mencionó que al final la razón y los argumentos fueron los que convecieron a todos en el acuerdo con Estados Unidos.

Salazar aseveró que con el acuerdo se han aprendido dos lecciones: que los mexicanos unidos y trabajando en conjunto siempre ganan, además de que hay que ver siempre hacia adelante.

“Tenemos que aprender a ver hacia adelante, nadie nos va a hacer favores, nos lo vamos a ganar cada uno de nosotros, no esperemos nada de nadie más que de nuestro esfuerzo y dedicación”, agregó.