Mientras el primer equipo femenil vive una pesadilla casi semana a semana acumulando malos resultados y batallando casi en todos los sentidos que puede batallar un equipo profesional, en la categoría juvenil, las Centellitas levantan la mano para ser consideradas como uno de los mejores representativos de Necaxa este semestre.
El cuadro dirigido por Óscar García sumó el pasado fin de semana una victoria más en el torneo al vencer por la mínima diferencia al Puebla jugando en casa. El gol lo hizo Ximena D´acosta que hace solo unos días debutó con el primer equipo. Además de los tres puntos, las Centellitas se llevaron el punto extra en los penales para conseguir llegar a 16 unidades en lo que va del torneo, dicha cifra les permite escalar hasta la sexta casilla de la tabla general y el tercer puesto del grupo uno a solo cinco unidades de las líderes de toda la liga que son las Águilas del América con 21 puntos.
Lo que empezó como una sorpresa se ha ido consolidando poco a poco hasta llegar a ser una realidad y las jóvenes futbolistas de Necaxa han conseguido conformar un equipo con gran armonía, pero sobre todo con un nivel importante dentro del terreno de juego que se ve plasmado en los resultados semana a semana. Las jugadoras se saben con la calidad para poder pelear ante cualquier rival de la liga y con el sueño de escalar al primer equipo van dando pasos hacia adelante cada jornada, esto ha permitido que un par de jugadoras hayan debutado ya esta temporada en la Liga MX Femenil, además de mantener a las Centellitas peleando por los primeros sitios de la Sub 18.
Con la historia que tiene la rama femenil de Necaxa, este tipo de noticias y resultados son un oasis para la institución que sin duda ha dado en el clavo en la detección de talento joven tanto local como de diferentes estados y parece que va por el camino correcto para tener un proyecto sólido en esta categoría al menos en el futuro inmediato, algo que deberán replicar en el equipo mayor que se ve opacado al menos por ahora por estas Centellitas que levantan la mano para sacar a flote a la rama femenil.