Antes del inicio del partido, Pablo Guede enfrentó las primeras complicaciones como director técnico de Necaxa al tener las bajas de Fernando Meza y Agustín Oliveros, quienes, por molestias musculares, quedaron fuera del encuentro. Esto causó que Guede improvisara en la defensa de Necaxa, que salió con línea de tres defensores comandada por Formiliano, acompañado de Luis Quintana y Julio González, además de Alan Medina y Luis García como carrileros, algo que exhibía la falta de jugadores defensivos por lesiones.
Apenas al minuto uno, Tigres amenazó con la primera llegada que hubiera terminado en gol de Carlos González si no es por un manotazo de Luis Malagón. Tigres siguió presionando y, al 19′, Javier Aquino sacó bombazo lejano desde el centro del campo que Malagón alcanzó a arañar para mandar el balón al palo, evitando nuevamente el gol del cuadro regio. Tres minutos después, un madruguete a balón parado dejó a Juan Pablo Vigón solo en el área; el mediocampista sacó potente disparo a primer palo que Malagón otra vez atajó con una buena reacción.
Necaxa se dedicó a defender su arco tratando de conseguir sumar de visita en un estadio complicado y Tigres siguió insistiendo. La siguiente de peligro fue hasta el 61′, cuando el ‘Chaka’ Rodríguez intentó de fuera del área, pero la pelota fue desviada y Malagón se estiró mandando a tiro de esquina el nuevo intento felino. Al 64′, Carlos González tuvo una de las más claras en un centro a segundo palo, el paraguayo estaba solo, pero mandó su remate por arriba del marco rayo. Cinco minutos más tarde, el paraguayo otra vez la tuvo en otro madruguete de Tigres, González remató de palomita y el balón pegó en el poste ante la mirada de Malagón, que en el rebote estuvo atento.
Los minutos fueron pasando sin que el marcador se moviera y Tigres comenzó a desesperarse. Carioca probó de fuera del área una vez más y Malagón contestó con su enésima atajada del partido. Leo Fernández hizo lo mismo instantes más tarde en un remate complicado que picó antes de llegar al arco, pero que el arquero de Necaxa pudo mandar a tiro de esquina. Al entrar al minuto 80, Necaxa mejoró gracias a los cambios de Guede, además de la desesperación de Tigres, que dejó grandes espacios en el mediocampo.
Arturo Palma, joven de tan solo 19 años, fue el que revolucionó el juego para Necaxa, que tuvo varios contragolpes que pudieron terminar en gol de no haber sido por malos pases antes de rematar a gol. La única que tuvieron los Rayos llegó al 92′, con Sepúlveda aventándose una chilena que Nahuel Guzmán mandó a córner con una reacción felina. El juego terminó con empate a cero que le sabe a victoria a Necaxa, que sigue sumando y llega a 13 puntos en el lugar 14 de la tabla, a sólo un punto de la zona de repechaje. Guede tendrá un par de semanas de trabajo gracias al parón de fecha FIFA antes de su próximo encuentro, que será hasta el 15 de octubre, cuando se reciba al Puebla.