Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, continuamos con el análisis respecto a lo que han manifestado los candidatos a la alcaldía de Aguascalientes sobre sus propuestas; como recordarán, hace dos semanas abordé la propuesta inviable, populista, simuladora y fuera de foco del candidato Arturo Ávila. La semana anterior me referí al discurso del candidato Gabriel Arellano que se asemeja al de Arturo Ávila y al del titular del Ejecutivo Federal, ejemplos que no deben seguirse a menos que interese sólo llegar al poder como prioridad y después seguir en el poder. Para el efecto me permito transcribir y comentar los cinco puntos de su manifiesto anunciado con el cual volverá a Aguascalientes el paraíso terrenal en el sector agua:

“1. Desde el primer día de mi administración, haremos una amplia convocatoria para que universidades, instituciones de estudios superiores, asociaciones civiles, colegios de profesionistas, técnicos en materia hidráulica, cámaras empresariales, centrales obreras y sociedad en general, participen en los foros de consulta sobre el tema del servicio de agua potable”. Con respecto a este desgastado punto, porque todos lo ofrecen como la clásica simulación de que participe la gente, la foto y ya, después se hace lo que quiere, puede, ocurre o lo que implique no perder preferencias electorales. No se necesita consulta, se necesita que esa sociedad que será utilizada bajo el esquema que proponen tome en cambio las decisiones quitando el control a los intereses electorales que mueven a los autodenominados actores políticos, no como el consejo consultivo creado en la presente administración municipal que es sólo simulación para seguir igual.

“2. Comenzar con los trabajos de estudios, proyección y diseño del nuevo modelo de operación del servicio de agua potable, alcantarillado y saneamiento”. Este enunciado es limitado, es elemental. Con relación al punto 2, ¿por qué nuevo? Las opciones existen ya, pero cae en la demagogia electorera, nuevamente secuestrado como muchos candidatos por el discurso fácil de que al irse la concesionaria todo será maravilloso. No es nuevo modelo, sino cuál debe ser el marco de la prestación de los servicios y que va más allá del suministro de agua potable, alcantarillado y saneamiento; lean el artículo 115 fracción III inciso a) de la CPEUM. Los alcances y los componentes de la prestación, el modelo de prestación es tan sólo un componente, que de verse así será un elemento aislado y sólo servirá para el deterioro y caída, es a la que lo están orillando.

“3. Levantamiento de una auditoría para evaluar las condiciones en las cuales la infraestructura y equipamiento hidráulico en la ciudad (sic)”. “Por ningún motivo, no podemos ni debemos recibir equipos obsoletos”. Una auditoría no es suficiente. Esto de los equipos obsoletos es populismo, sobra, es sólo un discurso prende pasiones, lo que debe mencionar es cómo pretende generar la transición en cuanto infraestructura, activos, finanzas, recursos humanos, etc. La prioridad debe ser el cómo generar la transición independientemente de quien preste el servicio a partir del “día después”, y vale la pena decir que esta transición será trunca, por lo que nunca se hizo en estos cinco años de la actual administración municipal, el daño está hecho.

“4. Promover a través de los legisladores locales, regidores y síndicos de Movimiento Ciudadano la revisión inmediata de las leyes en materia de agua para hacer las modificaciones que garanticen calidad, precio y modernización de este servicio”. ¿Sólo los legisladores de movimiento ciudadano? ¿Qué no existe autonomía de ámbitos de Gobierno? ¿Qué no deberían ser la mayoría de los legisladores? No basta con revisar todo el marco legislativo y reglamentario que incide en el agua en Aguascalientes, es insuficiente, se necesita un marco legal distinto en visión, es decir un nuevo marco normativo. Las razones ya las he expuesto en anteriores entregas y años atrás.

“5. Plantear el proceso de entrega y recepción para que con fecha 21 de octubre de 2023, la actual concesionaria Veolia concluya su contrato”. ¿Es título de concesión o contrato? Un contrato es un acto bilateral y la concesión es un acto unilateral. La forma de abordarlo es distinta, entonces ¿ya es seguro que se va? ¿El Municipio tiene la capacidad? Lo repito, amantes de la simulación extraviaron cinco años valiosos y que no pueden regresar, hacer de manera exprés el nuevo modelo sería algo equivalente a ese desastre que fue cancelar el aeropuerto internacional. ¿Ya pensaron cómo hacer para que el servicio sea de calidad y cómo enfrentar la problemática de disponibilidad de agua? Estimados lectores, continuamos la próxima semana con lo que es el derecho humano al agua sin mitos electoreros y la propuesta del candidato Leonardo Montañez. Recuerden la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com