Saúl Alejandro Flores

La mayor parte de autoridades electas experimenta satisfacción en razón de que su grupo político conserva el poder, hace alianzas, en el poder legislativo federal o local participan en el reparto para saber a qué comisión pertenecerán a pesar de que sus conocimientos, experiencia o noción del tema ni siquiera sea un antecedente que avale o justifique su incorporación. En las alcaldías sucede lo mismo desde las regidurías o de quién estará a cargo de los servicios públicos, los resultados ya los hemos padecido simplemente desde como “los baches” exhibieron la impericia y falta de oficio. En el sector agua sucede lo mismo.

Falta de capacidad, ausencia de experiencia en la ejecución de proyectos destacados, la disciplina o sometimiento a las figuras que ostentan la conducción de un municipio, o de un organismo en que al momento de existir cuestionamientos o propuestas les gana la vanidad o el miedo a ser desplazados y relegan a sus técnicos, o en el plano legislativo el sometimiento a los designios del gobernador o presidente.

La problemática del agua para comenzar a revertir sus efectos demanda servidores públicos que no vayan a calentar el asiento mientras sus bases políticas le respaldan un cargo, no se requiere “grillos” “chapulines”, se demanda técnicos con visión de no repetir lo mismo, ni querer solucionar todo con tubos, se requiere entender lo que es la vertebración de una política hídrica, no se confunda con la práctica perversa de cazar votos en su forma más arcaica como es prometer, lo he dicho los populismos de presuntas izquierdas, derechas o centros, no favorecen, se requiere hablar con el ciudadano en su rol de usuario de agua con la verdad, los servidores públicos del agua deben ser transparentes.

Los diversos problemas que deben atenderse desde la autoridad en cualquiera de los ámbitos de su competencia demandan seriedad y ética, pero también sensibilización partiendo de no contaminar con su aspiración de poder, sino de solucionar problemas. Ahora bien ¿Saben cuánta agua hay?, por que pareciera que no, porque sus decisiones expresan que no, y que no les importa.

Permítanme ilustrarles con los siguientes gráficos:

Fuente: USGS. Hidrología sostenible.

En el primer gráfico se aprecia comparativamente en la primera esfera la cantidad de aire que existe con relación al tamaño de nuestro planeta, y recuerden que la calidad de aire cada día se va deteriorando, la otra esfera más pequeña es el agua disponible en el planeta. Esto demuestra las falacias formadas por interpretaciones y mensajes erróneos, algunos dicen que el planeta comprende ¾ partes de agua, pero más bien debe decir, que la superficie terrestre comprende ¾ parte de agua, la dimensión del planeta es mayor y el agua disponible es menor a lo imaginado. En síntesis, el agua es un recurso finito y vulnerable.

En la segunda imagen se aprecia con respecto al agua total, una esfera más pequeña a la derecha y es el agua dulce, si generamos conciencia no sólo en los usuarios, sino en nuestras autoridades quienes son los más indicados para ser capacitados y presentarles la magnitud del problema instándolos a tomar las decisiones necesarias y pertinentes. Ese sería un avance, ahora bien, si continúan por el mismo camino entonces ese cinismo más temprano que tarde, tendrá efectos en las urnas. Nos vemos la próxima semana, recuerden la importancia de emprender acciones y políticas que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com