Las Centellas de Necaxa suman cuatro derrotas al hilo en el Apertura 2021 y han recibido 17 goles en los últimos tres partidos por lo que la presión comienza a llegar para todo el equipo que ayer por la mañana fue goleado por Chivas. Al finalizar el encuentro, el técnico del equipo, Jesús Palacios, aceptó que deberá trabajar fuertemente para salir de esta crisis de resultados que tienen a Centellas en la parte baja de la tabla.
“Me preocupa y me ocupa. Entramos en un terreno difícil, no se puede ocultar el sol con un dedo. Sabía que el inicio iba a ser complicado, hay que hablarlo con las chicas. Hoy nos quedamos por debajo del nivel mínimo de competencia, estoy pensando como generarles competencia interna desde los entrenamientos. Lo primero que tengo que pensar es en recuperarlas en forma anímica y táctica. Nos quedamos por debajo en la toma de decisiones y en la efectividad de pases, a final de cuentas tengo una responsabilidad y tengo un reto importante. No me hago para un lado, tengo que ver de frente y tratar de digerir esto”, fueron sus primeras palabras tras la derrota.
Sobre qué tanto se trabaja a la defensiva, Palacios aseguró que ha sido primordial desde su llegada. “Desde el día uno hemos trabajado en la defensiva. Estamos con un plantel corto y luego nos quedamos sin algunas chicas por tema de indisciplina y tuvimos una jugadora con lesión en ligamentos. A veces parece que no se trabaja, pero le damos especial atención a la defensa”, aseguró.
Por otra parte, Palacios tocó el tema de las jugadoras que fueron separadas del plantel por indisciplina desde hace algunas semanas, que fueron María Tovar, Guadalupe Olvera, Saraí Kim y Flor Rodríguez. “Generalmente se arman dos jugadoras por posición. Las jugadoras sancionadas han hecho falta, no sé si los resultados serían diferentes, a partir del próximo martes se reincorporarán al equipo. Haré una evaluación con la directiva y se valorará si podrán competir el próximo partido, será una oportunidad para tener más opciones en el campo”, sentenció.